article-thumb
   

Por qué retrocede el dólar al calor de la cuarentena

Danny Leguízamo | 19 marzo, 2020

Caracas.- La cuarentena apenas comienza y el dólar paralelo ya cotiza por debajo del tipo de cambio oficial. Factores como la escasez de bolívares a consecuencia de las restricciones monetarias impuestas por el Ejecutivo, han favorecido el retroceso de la divisa norteamericana.

Le puede interesar: Inflación sigue en descenso y tocó piso de 22,4% en febrero

Las crisis empujan al alza la cotización del dólar paralelo. Casi todas las crisis. Pero no esta. Tras la cuarentena decretada por el Ejecutivo para contener el brote de coronavirus detectad en el país, el dolar, activo refugio por excelencia en Venezuela luego de una larga recesión con hiperinflación, ha comenzado a retroceder.





El dólar cotizaba en la apertura de la jornada de este jueves en niveles promedio de 69 000 bolívares, por debajo del tipo de cambio oficial, que cerró el miércoles en 72.260 bolívares, según el Banco Central de Venezuela.

Hay factores que de suyo empujan a la baja la cotización del paralelo:

-El encaje legal elevado a 57% y el encaje legal sobre reservas marginales elevado a 100%, es una medida que cumplió más de un año y que fue dictada con la intención de ralentizar la demanda de la divisa, provocando severas restricciones en los créditos de la banca y empujando la tasa overnight a niveles históricos que, incluso, han alcanzado niveles de 950%.





-La medida en efecto, ha frenado la cotización del paralelo, e incluso, ha desacelerado el ritmo de la hiperinflación, a costa del castigo a las empresas y al consumo privado. De hecho, en febrero pasado, el indicador bajó a niveles mínimos: 22,4%.

-Más del 50% de las transacciones en el país se efectúan en divisas, ante la escasez de bolívares y la pérdida de confianza en el signo monetario, por lo que muchos venezolanos que perciben ingresos en divisas, las utilizan en compra de bienes y servicios antes que permutarlas por bolívares, que como ya dijimos, están escasos.

-Pero la demanda de divisas sigue existiendo, por lo que su precio volverá al alza en el corto o mediano plazo.