article-thumb
   

Pranes de Tocorón construyen su propio imperio vacacional ante los ojos del Gobierno

Admin

Lohena Reverón.- Piscinas, discoteca, banco, gimnasio, atención personalizada en la ingesta de bebidas alcohólicas y alimentos… Pero no hablamos de un plan vacacional o un resort en Tucacas, no, en esta ocasión nos referimos a los beneficios alcanzados por los reclusos del Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón, este es un territorio independiente que ha desafiado cualquier artículo del Código Orgánico Procesal Penal (COPP) o Gaceta Oficial del Gobierno.

En esta cárcel, prevalecen los privilegios para los presos que cumplen condena, los líderes o “pranes” manejan sus negocios sin ningún tipo de control por parte de las autoridades, y han logrado levantar una infraestructura recreativa que podría ser envidiada por empresarios dedicados al esparcimiento en Venezuela, según recoge en un reportaje runrun.es.

Después de pasar dos puestos de control de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y recorrer parte de la calle principal, que da acceso al penal, los visitantes de Tocorón también consiguen tiendas de ropa y bodegas en las que no hay colas ni escasez de productos, como en los abastos Bicentenario. “Aquí adentro se pueden comprar compotas, pañales, toallas sanitarias, champú, detergente, jabón de baño o lo que quiera”, dijo el familiar de un recluso, que prefirió no dar su nombre.

Centro hípico en Tocorón
Centro hípico en Tocorón

Como si se tratara de un juego de monopolio, donde cualquiera puede hacer realidad la fantasía de tener su propio banco, los pranes de Tocorón crearon uno a su medida. La piscina, el zoológico o la discoteca no es lo que más impresiona ahora a los visitantes del penal. “Lo que más llama la atención es una especie de banco que opera en las instalaciones. Sí, un banco”. Adicionalmente el banco de Tocorón presta dinero a los privados de libertad con un cobro de intereses semanales que oscila entre 10% y 20%, dependiendo del monto y del lapso de pago del total recibido.

En la cárcel de Tocorón hay aproximadamente 7.000 reclusos, entre hombres y mujeres.  No se conocen con exactitud los ingresos y la cantidad de dinero que manejan los pranes de ese penal. Pero al multiplicar la cifra de 7.000 internos por los 500 bolívares que cada uno debe cancelar semanalmente -por concepto de “la causa”-, el resultado es que los pranes reciben 3 millones 350 mil bolívares cada semana. Esto representa 14 millones de bolívares mensuales, monto que alcanza para comprar un apartamento de dos habitaciones en zonas como La Candelaria o Los Chaguaramos, en Caracas.

Aunque no existe un inventario del “parque” de armas que tiene los reclusos del penal, un sencillo ejercicio de observación permite hacer un balance del arsenal: armas largas, granadas, revólveres y pistolas automáticas. El 12 de julio, una comisión de la Policía de Aragua que patrullaba la carretera San Francisco-Tocorón, sintió en vivo el poder de fuego que tienen los presos de Tocorón. La unidad fue atacada a tiros desde la azotea del penal, resultando “herido por bala de fusil” un funcionario policial.

Comentarios

comentarios