article-thumb
   

Premio Princesa de Asturias de las Letras se va para Cuba

Admin

EFE.- Leonardo Padura, el retratista de la Cuba contemporánea, dio hoy a la literatura de la isla caribeña su primer Premio Princesa de Asturias de las Letras, un galardón que reconoce la soberbia aventura del diálogo y la libertad que constituye la obra del padre del detective Mario Conde.

Padura, quien nació en La Habana en 1955 y cuenta con nacionalidad española desde 2011, es considerado como el escritor cubano de mayor proyección internacional. Según el acta del jurado, leído por su presidente el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, Padura es “un indagador de lo culto y lo popular; un intelectual independiente, de firme temperamento ético“.

“Me siento muy contento, muy conmovido”, dijo Padura en conversación telefónica con Efe desde su domicilio en La Habana, donde la noticia del galardón le sorprendió de madrugada y donde no ha parado de recibir llamadas en las últimas horas.

Padura acoge este galardón como un reconocimiento a todo el sacrificio e incertidumbres propias de su trabajo literario en los últimos años.

La obra del narrador, periodista y ensayista premiado está alimentada por la isla donde nació pocos años antes de la revolución y, aunque hable de aventuras, asesinatos en clave negra o cuadros robados, todo converge en el país del que nunca se fue, como tantos exiliados, y para el que siempre tuvo una mirada crítica.

Padura es el creador de una serie de libros de género policiaco que siguen la tradición de la novela negra, que han hecho famoso internacionalmente a su detective Mario Conde, un ex policía que vive en La Habana junto a su amigo “El Flaco”, con quien resuelve asesinatos, robos o toda clase de chanchullos siempre muy preocupados por la realidad social.

Otras novelas galardonadas de Padura son “Pasado perfecto”, “Vientos de cuaresma”, “Máscaras”, “Paisaje de otoño” o “La neblina del ayer”, “La novela de mi vida” y “El hombre que amaba a los perros”.

El galardón también está dotado con la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró y 50.000 euros en metálico (algo más de 56.000 dólares).

Comentarios

comentarios