article-thumb
   

Primer día de cuarentena en Caracas: La cruzada por la comida, colas kilométricas y vías desoladas

Lysaura Fuentes | 16 marzo, 2020

Caracas/Foto Portada: Lysaura Fuentes .- Las calles de Caracas fueron el reflejo este lunes del desespero por conseguir los alimentos y medicamentos, en algunos casos del mal uso de las mascarillas, de la forma como los caraqueños se las ingenian para crear sus propios tapabocas y ciertas vías desoladas durante el primer día de cuarentena ordenado por el Gobierno en medio de la alarma nacional por el coronavirus.

Lea también: Cómo protegerse del coronavirus y qué hacer en caso de contagio

Desde las 7:00 de la mañana los caraqueños se apostaron a las afueras de los diferentes comercios del mercado municipal de Catia para adquirir los alimentos básicos a pesar de la cuarentena anunciada.





Las calles de Catia abarrotadas de personas, colas en los comercios, precios en dólares y ventas en combo fue lo que observó El Cooperante durante un recorrido que se realizó en la zona.

Foto: Lysaura Fuentes

La mayoría de los compradores, dueños y empleados de comercios usaban sus tapabocas como medida de prevención ante la pandemia.

Los caraqueños se llevaban principalmente los productos en bultos, que los vendían a precios en dólares.





En el caso del paquete de sal el precio en dólar oscilaba los 7,5$, el aceite en cajas los vendían en 16$. La harina pan, la más buscada en medio de la cuarentena, el paquete tenía un valor de 20$, el paquete de pasta en 14$ y las lentejas en 19 dólares.

En cuanto al medio de cartón de huevos lo estaban vendiendo en 120 mil bolívares y el cartón completo en 240 mil bolívares.

Foto: Lysaura Fuentes

Los venezolanos optaban por comprar la carne en combos, que tenían un costo desde 520 mil bolívares hasta los 2 millones.

Venta por número en Los Cortijos

Wilmer Bustamante, quien es originario de Mérida y que reside en Los Cortijos afirmó que se vio en la necesidad de salir a la calle a comprar alimentos en medio de la cuarentena.

Foto: Lysaura Fuentes

Con el número cuatro esperaba para poder ingresar a un local de Los Cortijos y así adquirir los productos esenciales como la harina pan, mayonesa, mantequilla, jabón, entre otros. “Estaban diciendo que no hay que salir para la calle, pero tenemos que comprar los alimentos de uno, aquí estamos comprando con número para que no entren exageradamente la gente”, contó Bustamante.

Foto: Lysaura Fuentes

Para Rafael Sanz, quien también se encontraba en una cola en el local para poder adquirir productos básicos, «esta es una de las situaciones difíciles que nos has tocado vivir, vamos a seguir luchando y aquí estoy comprando los alimentos para sobrevivir a esto”.

Foto: Lysaura Fuentes

En la parroquia popular de Petare también los caraqueños realizaron largas colas para adquirir los alimentos de primera necesidad, llevándose principalmente carne, harina pan, charcutería y otros productos.

Mascarillas hechas en casa

Silvia Hernández no logró conseguir las mascarillas quirúrgicas fundamentales para protegerse ante la pandemia, por lo que al escasear los tapabocas, decidió realizarlos en su hogar.

Contó que acudió a comprar el metro de material POP a un costo de 69 mil bolívares para realizar sus mascarillas y la de su familia.

“No hay tapabocas en ningún lado, por lo que decidí hacerlos yo misma y ya he realizado como 20 de ellos”, refirió.

Los venezolanos se las han ingeniado para realizar sus propias mascarillas, algunos con tela sintética, otros con toallín y en algunos casos han llegado a utilizar las máscaras antigás, muy comunes en las protestas, a las cuales les quitan los filtros para usarlas como tapabocas.

Foto: Lysaura Fuentes

En ciertos casos los venezolanos han ejecutado un mal uso de las mascarillas, se han observado que se las quitan y se las colocan a cada momento, se tocan los ojos y también han llegado a colocárselas en la cabeza.

Vías desoladas

Contrario a la aglomeración de personas que se observó en Catia y en otras zonas del centro de Caracas, varias vías del Este estaban desoladas.

Como el caso de Sabana Grande, Chacao, Miranda y Los Dos Caminos, las vías se encontraban solitarias y con la mayoría de los negocios a puertas cerradas.

Foto: Lysaura Fuentes

Los negocios que estaban abiertos al público exigían el uso de tapabocas a sus usuarios y el que no lo portaba le impedían el acceso al establecimiento.

Tras el primer día de cuarentena los venezolanos aún se mantienen en zozobra, pero con la esperanza de sobrevivir a esta pandemia.

Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes