article-thumb
   

¿Privatizar Pdvsa? Economistas hablan de la economía postchavismo

El Cooperante | 11 mayo, 2018

Caracas, 11 de mayo.- Una reestructuración de la deuda externa y la privatización de Petróleos de Venezuela fueron dos de las estrategias que más apoyaron durante una conferencia sobre la actual crisis económica venezolana celebrada en Caracas el pasado martes, con la participación de los economistas Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins de EEUU; el profesor de Harvard y exministro venezolano, Ricardo Hausmann, y el ecuatoriano Luis Ignacio Jacome.

Lea también: Así fue el modus operandi para hacer fortuna con los dólares de PDVSA

La dolarización fue, aparentemente, el tema del día durante la conferencia sobre el “día después” para “sacar a Venezuela del hoyo”, reseña La Patilla de acuerdo con una publicación realizada por Latin American Herald Tribune.

¿Apertura o privatización petrolera?

Tanto Hausmann como Hanke coincidieron en la necesidad de intervenir de una u otra forma al convaleciente gigante petrolero estatal Pdvsa si Venezuela alguna vez retoma el camino del crecimiento económico.

Pdvsa es un completo desastre, la única solución es la privatización inmediata”, afirmó Hanke, con su estilo inexpresivo a través de Skype a una multitud de economistas y estudiantes de economía reunidos en el auditorio Manoa de la Universidad Metropolitana.


Por su parte, Hausmann admitió la necesidad de “una apertura petrolera” para Pdvsa y toda la industria petrolera venezolana, que está produciendo a niveles no vistos desde 1949, alrededor de 1,4 millones de barriles por día. Ya sea que se trate de privatización o “apertura” (lo que permite a las compañías petroleras extranjeras asociarse con Pdvsa en proyectos petroleros clave), se debe hacer algo con la industria petrolera y hacerlo rápidamente, señaló Hausmann.

“Tal como están las cosas, Pdvsa no está en condiciones de entregar ningún recurso financiero al tesoro nacional”, sostuvo el venezolano. Hausmann tiene bases para tocar el tema. El resultado final de la última “apertura petrolera” (que intentó en la década de 1990 como ministro de gabinete y que continuó hasta la llegada de Chávez en 1999) fue que Pdvsa aumentó la producción a alrededor de 3,5 millones de barriles diarios.

Reestructuran de la deuda

Los oradores no estuvieron de acuerdo en todo. Si bien Hanke ve la dolarización como la solución a la hiperinflación venezolana, Hausmann cree que implementar una estrategia de dolarización debería esperar hasta que los flujos de inversión se restablezcan al menos parcialmente en la nación pobre en petróleo (pero a la vez rica) y Jacome, quien ayudó a Ecuador a dolarizarse en la década de 1990 parecía estar del lado de su par latino.

Hausmann y Hanke también coincidieron en la necesidad de reestructurar la deuda externa masiva de Venezuela, que oscila los 150 mil millones de dólares (“alrededor” porque incluso el Fondo Monetario Internacional censuró a Venezuela por no presentar ningún dato desde 2008) como una de las prioridades tareas para “sacar al país del todo”, sostuvo Hausmann.

“Es sumamente importante generar algún tipo de apoyo financiero y llevar a cabo la reestructuración de la deuda”, agregó y al menos inicialmente podría provenir de la ayuda exterior. Hanke estuvo de acuerdo “reestructuración de la deuda, ¡está bien!”, pero solicitó disciplina fiscal, señalando que “la asistencia externa nunca ha salvado a nadie”.

Hausmann es un firme creyente en la asistencia externa y ha publicado artículos en los que calcula que Venezuela necesita al menos 60 mil millones de dólares en un “tratamiento de choque” inmediato.

La dolarización, por lo tanto, dividió a los hablantes. Evidentemente, Hanke se siente muy convencido de los beneficios de la dolarización: ha ayudado a los gobiernos de Montenegro a Ecuador a adoptar el dólar estadounidense, específicamente como una forma de contrarrestar la hiperinflación.

Hausmann y Jacome sienten que Venezuela necesita mucho ser reparada antes de que pueda llevarse a cabo la dolarización. “Prefiero tener un atuendo perfectamente confeccionado que presentarme un traje perfecto ya hecho”, señaló Hausmann después de escuchar a Hanke exponer las virtudes de abandonar su propia moneda, dejando de lado un Banco Central independiente (o no tan independiente ahora, después de años de Chávez y Maduro) para una “caja de conversión”.

Pero en un país donde la hiperinflación está empujando los precios por hora, y donde el salario mínimo mensual no alcanza para comprar un cartón de huevos, Hanke pareció ganar el día, argumentando que el monstruo de la inflación necesita ser tratado rápidamente.

Comentarios

comentarios