article-thumb
   

Profesionales de la salud alertaron sobre brotes de hepatitis en Venezuela

Reinaldo Villanueva | 29 julio, 2019

Caracas.- El médico infectólogo venezolano y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, Alejandro Risquez, informó que actualmente en Venezuela existen brotes de hepatitis, aunque no se tengan cifras oficiales desde hace más de tres años.

Le puede interesar: “El Petro existe”, la tienda Traki aceptará pagos en la criptomoneda inventada por Maduro

Risquez detalló que la vacunación para combatir la hepatitis B no está incluida en el programa de inmunización emanado por el régimen de Maduro, lo que ha llevado a varias organizaciones científicas y de salud pública a la emisión constante de comunicados para generar conciencia sobre la urgencia sanitaria y lograr insertar la vacuna en los programas inmunitarios. “Estas vacunas que se colocan en el primer año de edad en los infantes reduce significativamente el resurgimiento de epidemias en la sociedad”.





Asimismo, el médico indicó que la lista de infección por el virus tipo B se engrosa en algunas zonas rurales e indígenas de Venezuela ya que tienen menos acceso a este tipo de programas.

Además, informó que en el país se registran todos los tipos de hepatitis (A, B, C , D y E), y se deben tomar las medidas higiénicas y terapéuticas adecuadas para tratar a cada una.

Medidas a tomar: El médico Alejandro Risquez dijo que para evitar la hepatitis A y E la clave está en mejorar el saneamiento ambiental y tener higiene al manipular los alimentos.





Añadió que el virus hepático tipo B se contagia de forma más frecuente por mantener relaciones sexuales con personas infectadas, durante el parto (de madre a hijo) y por inyecciones y transfusiones contaminadas. “Para combatirlo el coito debe efectuarse responsablemente con el uso de preservativos. Al momento de planificar la formación familiar se deben realizar las pruebas pertinentes que descarten la presencia de las referidas infecciones virales”, agregó.

La hepatitis tipo C se adquiere por el contacto de sangre contaminada, por ejemplo, al compartir agujas o utilizar equipos de tatuajes no esterilizados.

Las atenciones médicas deben ser más delicadas de resultar positiva la prueba serológica que detecta la enfermedad vírica hepática tipo B y C, ya que las probabilidades de desarrollar complicaciones graves como: cirrosis hepática y cáncer de hígado. A diferencia de las personas con hepatitis tipo A y E que solo deben guardar reposo y una buena alimentación para recobrar la salud, en ocasiones el paciente no sabe que ha contraído la enfermedad; y rara vez causa la muerte.

El médico internista y exministro de salud, José Félix Oletta, dijo que la falta de cantidades oficiales en estos últimos años sobre casos hepáticos no significa que está decreciendo si no todo lo contrario. Argumentó que el año 2016 reflejó un incremento de enfermos de hepatitis A. “De 2.795 en el 2013 pasaron a 4.305 casos a finales de 2016”.

Como previo al Día Mundial contra la Hepatitis, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un nuevo estudio donde expuso que invertir 6.000 millones de dólares cada año en 67 países de rentas medias y bajas hasta el año 2030 evitaría más de 30 millones de muertes a consecuencia de este mal.

La OMS abarcará todos los ámbitos posibles que den con el resultado deseado de disminuir casi en su totalidad los virus hepáticos que anualmente quebrantan y matan a miles de personas. La lucha apenas comienza y la unión de fuerzas garantiza el triunfo,

Con información de 2001

Comentarios

comentarios