article-thumb
   

Asesinato de Conan Quintana desató indignación en La Candelaria

Admin

Ana Rodríguez Brazón.-El hampa mantiene en temor y zozobra a los vecinos de la parroquia La Candelaria, en Caracas, sin embargo eso no fue motivo para salir a protestar este viernes por el asesinato de Conan Quintana, dirigente estudiantil al que la delincuencia le quitó la vida el jueves en la noche durante un robo.

A cuatro cuadras de donde cayó Bassil Da Costa, muerto en las protestas del año pasado, Quintana perdió la vida, sumándose a los 16 vecinos que han sido asesinados en las últimas semanas según denunció Alfredo Graffe, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Simón Bolívar.

A las 9 p.m del jueves no había ningún funcionario de seguridad en la esquina El Mirador, como en casi ningún lugar de la parroquia, donde funciona el Ministerio de Interior y Justicia, sitio escogido por los estudiantes, vecinos y políticos que reprocharon la falta de intención del Gobierno para proteger a los venezolanos.

Desde la morgue de Bello Monte, la familia del joven se mantenía incrédula y consternada.  Katherine Quintana, hermana, pidió justicia por el asesinato de Quintana. Y llamó a los movimientos estudiantiles a pronunciarse por el hecho pues así como su hermano, miles de jóvenes luchadores han sido asesinados.

Hermana de Conan exigió justicia

Gobernados por pranes

Jesús “Chuo” Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), reiteró que son los pranes quienes mandan en el país e incluso someten a los cuerpos de seguridad aseveración que quedó demostrada con el operativo en San Vicente, en Aragua,  y el ataque a las comisaría del Cicpc por parte de los delincuentes.

“Chuo” Torrealba lamentó la muerte del joven

Torrealba aseguró que “no se trata de política, sino de la vida de miles de venezolanos  y en esta oportunidad de Quintana quien, fue un luchador social con el que pude compartir”.

Durante la protesta, que empezó alrededor de las 10 a.m, los manifestantes decidieron tomar la avenida Urdaneta pero la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de inmediato montó un piquete y se generó un momento de tensión con los estudiantes y vecinos quienes gritaban sentirse desprotegidos mientras el ministro, quien no se encontraba en su despacho, contaba con escoltas.

Residentes gritaban que por las noches al llegar de sus trabajos corrían a sus casas sin saber si llegarían con sus pertenencias o vivos. “Aquí en La Candelaria hay un toque de queda, los negocios están cerrados y todos tienen miedo”, dijo Evelinda Villasmil, afectada.

Sin respuesta del Ministro

Los manifestantes exigían la presencia del ministro de Interior y Justicia, Gustavo González. Richard Blanco, diputado de la Asamblea Nacional, pidió respuesta de González y recordó que junto al exalcalde metropolitano, Antonio Ledezma, presentó un plan maestro de seguridad que fue ignorado.

Blanco expresó que “da indignación ministro, entienda la angustia. Si fuera su hijo no pondría la música”, refiriéndose a la actitud de los trabajadores del ministerio, que ante la manifestación decidieron colocar una salsa que luego la quitaron.

Comentarios

comentarios