article-thumb
   

Protestas en Francia: Génesis de un conflicto contra Macron que se agudiza

Gianfranco Ruggiero | 17 diciembre, 2019

Caracas/ Foto: CNN. Desde que Emmanuel Macron fue proclamado el 14 de mayo de 2017 en sucesión de Francois Hollande como nuevo presidente de Francia, ha tenido múltiples dificultades para generar un entorno de estabilidad en la nación gala, que ha sufrido continuas protestas desde aquella fecha hasta la actualidad. En principio, el primer gran auge de este descontento se evidenció en 2018 con el denominado movimiento de los Chalecos Amarillos y se mantiene vigente ante una propuesta de reforma de ley de pensiones.

Le puede interesar: “Reforma de pensiones de Macron ocasiona fuertes protestas en Francia”

Los Chalecos Amarillos es un movimiento social que tiene su origen en la difusión de convocatorias que nacen desde las redes sociales, que tenían como objetivo protestar contra el alza en el precio de los combustibles, la injusticia fiscal y la pérdida del poder adquisitivo, además se caracterizó por la particularidad de que se desarrollaban los sábados desde el 17 de noviembre de 2018, resultó tan exitosa que aunque nació en regiones secundarias, se propagó hasta ciudades principales, e incluso se extendió a otras naciones europeas, detalló El Espectador.





En Francia, el costo del combustible y de diésel ha ido en aumento progresivo desde 1960, y eso fue uno de los detonantes de la protesta, junto a la pérdida del poder adquisitivo y el hecho de que muchos ciudadanos de zonas alejadas de las grandes urbes se sentían abandonadas por el poder del Estado. En ese sentido, la exigencia fundamental era lograr la renuncia de Macron.

Para intentar lograr solventar la situación, el Jefe de Estado, reconoció a los manifestantes y la lucha por las reivindicaciones que pretenden; sin embargo, a su vez, creó una polémica ley para erradicar los actos vandálicos dentro de la misma, pero sus detractores lo acusan de que se trata de una medida inconstitucional que amenaza el derecho de las personas de protestar, con el condimento que la Comisionada de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović, mostró su preocupación por dicho proyecto de ley.

El 10 de diciembre del 2018, el presidente tomó varias medidas para satisfacer las exigencias sociales tras anunciar el aumento de 100 euros al mes para los trabajadores que ganan el salario mínimo. Este aumento está previsto que se materialice a partir de enero de 2020 y prometió que su administración se encargará de financiarlo





También anuncia medidas como la reincorporación de la exención de impuestos de las horas extras, la anulación del alza a las cotizaciones de los jubilados que ganen menos de 2.000 euros al mes y la exención de impuestos de la prima de fin de ano en las empresas. No obstante, Macron se opuso al restablecimiento del Impuesto de solidaridad a la fortuna, que era una de las principales peticiones de los Chalecos Amarillos.

Foto: La Voz de Galicia

Continuaron las protestas

En agosto de ese año, fueron detenidas más de 70 personas que protestaban contra la celebración de la cumbre del G-7 que se escenificó en la ciudad de Biarritz entre el 24 y 26  de ese mes, refirió Euro News.

Aproximadamente 200 personas, entre ellos, algunos miembros de los Chalecos Amarillos se concentraron para manifestarse contra Macron, debido a que sectores ecologistas aseveraban que no ha hecho lo suficiente para enfrentar a las políticas económicas responsables del calentamiento global, a pesar de que en ese entonces manifestó su preocupación por los incendios que se suscitaban en la Amazonía, llegando a tener un cruce de palabras con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

Foto: Getty Images

Conflicto por reforma de pensiones 

Trabajadores y miembros de sindicatos tomaron en diciembre las calles de París, Marsella y Lyon para manifestarse contra los cambios propuestos al sistema de pensiones. No no es la primera vez que Francia intenta reformar las jubilaciones. A partir de los años 1990, varios gobiernos trataron de reformar o suprimir dichos regímenes especiales a fin de alinearlos con el régimen general, al considerar que ese trato especial era injusto o demasiado costoso para el sistema de seguridad social. Los intentos de dichas reformas concluyeron en 1995 y 2003 con la caída de los gobiernos respectivos, contextualizó Cinco Días.

En ese contexto se han desarrollado masivas movilizaciones de calle, que han terminado en fuertes choques entre funcionarios de orden público y ciudadanos, lo que ocasionó que el sindicato de transporte extendiera una huelga general que ha causado muchos problemas en el transporte público de las ciudades principales, que generaron que este 11 de diciembre, el Gobierno suavizara la reforma, pero eso no aplacó las exigencias de los sindicatos.

El primer ministro, Édouard Philippe, propuso que la entrada en vigor de la reforma sea para los nacidos desde 1975, en lugar de 1963. Pero Philippe no cedió en los ejes de lo que Macron ha llamado “la madre de todas las reformas”. El discurso supuso un juego de equilibrios: mantener el proyecto sin excitar aún más el descontento en la calle, que expresa un malestar que va más allá de las pensiones, publicó El País.

El plan incluye “poner fin muy progresivamente” a los llamados “regímenes especiales”, que permiten a algunos profesionales jubilarse antes que el resto de trabajadores (hasta los 52 años en el caso de algunos ferroviarios) con pensiones más beneficiosas. También es problemática la llamada edad pivote para la jubilación a los 64 años a partir de 2027. La edad legal es ahora en Francia, y lo seguirá siendo, de 62 años. Trabajar menos que esta edad daría derecho a menos pensión; trabajar más allá de esa edad, a más.

Foto: AFP

Dimisiones y agudización del conflicto 

Este lunes dimitió el responsable en el Gobierno francés de conducir a buen puerto la controvertida reforma, Jean-Paul Delevoye, quien era el alto comisionado para las Pensiones, reseñó El País. Las protestas se mantienen este martes hasta en la icónica Torre Eiffel, en París, en el día 13 de complicaciones con el transporte público por la huelga general, con la incorporación del sector educativo, que decidieron cerrar las escuelas para sumarse a los paros y del sector de la salud que solicitan pedir protección al sistema de hospitales públicos, informó AP.

Por su parte, la policía reforzó la seguridad en el Palacio del Elíseo, ante posibles nuevos hechos violentos que pudieran presentarse. A su vez, sindicatos de trabajadores de la red ferroviaria estatal SNCF asomaron la intención de llevar la huelga hasta los días de las festividades navideñas.

Comentarios

comentarios