article-thumb
   

Psiquiatras aseguran que pese a políticas totalitarias los venezolanos no están resignados

El Cooperante | 9 septiembre, 2018

Caracas.- Las políticas ejercidas por el Gobierno desde hace cuatro años, cuando arreció la crisis económica, no solo han desatado un descontento social masivo, sino que también han influido directamente en las emociones del venezolano, el cual, no se resigna, sino que busca la forma de sobrevivir.

Lea también: ¡Continúa el show! Otros 90 venezolanos repatriados desde Perú con el Plan Vuelta a la Patria

Así lo aseguró la psiquiatra Rebeca Jiméne a El Nacional, medio al que explicó que, a diferencia de lo que se escucha comúnmente, el venezolano no está resignado, sino que utiliza su instinto de sobrevivencia para hacer frente a los constantes controles y a la incertidumbre instaurada en casi todos los aspectos sociales.

“(…) la gente ya no sabe si podrá llegar a su trabajo porque no hay medios de transporte, o si conseguirá efectivo; o si podrá conseguir medicamentos y comida, o si tendrá agua o luz”, apunta la especialista, quien considera que es la crisis eléctrica la que más afecta a la gente, puesto que “siente que es lo último que puede perder”.

Pese a esto, asegura que en el connacional  no hay resignación, “porque existe rabia, tristeza”, dos emociones que impulsan al humano a seguir hacia adelante. Una aseveración que el antropólogo Luis José Uzcátegui apoya, y es que ante una confluencia de sentimientos, en los que entran los antes mencionados, el venezolano se siente confundido y a la vez atento a cualquier situación negativa que pueda surgir.


Para el especialista, la sociedad venezolana se encuentra haciendo frente a lo que se conoce como “la mentira de la sobrevivencia“, una estrategia frecuentemente ejecutada por modelos totalitarios “para ocultar las catástrofes en el modelo político a través de la exacerbación de lo falso”, y consiste en dos etapas.

“En la primera, buscan aturdir, paralizar, aplastar la dimensión emocional del ciudadano”, y luego está el “empleo de mecanismos de defensa más primarios de los regímenes, la mentira de los últimos días, muy exagerada, atroz y sin recato a la dignidad humana”, puntualizó el especialista.

Comentarios

comentarios