article-thumb
   

“¿Puede Colombia convertirse en una Venezuela con el exguerrillero Petro?”

Sabina Covo | 5 marzo, 2018

Caracas, 5 de marzo.- El título de esta columna es una pregunta. Pienso que hay una remota probabilidad de que Colombia no se convierta política y económicamente en una Venezuela por temas que explico más abajo. Las elecciones del próximo 7 de marzo en Colombia, legislativas, y de precandidatos de los partidos a la presidencia, una especie de primaria, son de suma importancia para el pueblo colombiano porque medirá la fuerza electoral de cada cual y preparará a la ciudadanía para la primera vuelta.

El resultado de una última encuesta muestra al ex guerrillero Gustavo Petro (ex alcalde de Bogotá, capital del país), liderando la contienda. El candidato del Centro Democrático, mayor fuerza opositora del país, Iván Duque, en cuarta posición.

Tuve la oportunidad de entrevistar esta semana a una de las candidatas por el centro democrático a la lista del Senado, del expresidente Alvaro Uribe, Ana María Abello. Una enérgica barranquillera, que asegura que Colombia va en camino de convertirse en Venezuela si se elige a un presidente de izquierda. Ella se unió a una campaña de activismo de mujeres militantes del centro democrático, y fue así como la convencieron, cuenta, de entrar en la política. Describe como su campaña es austera, ha sido trabajada sin o con muy poco dinero, y denuncia el grave problema de la compra de votos en Colombia.

En la entrevista le pregunte por qué pensaba que el candidato de Álvaro Uribe figuraba tan abajo en las encuestas. Me explicó que hay mucha incertidumbre, campañas políticas muy corruptas (que eventualmente serán denunciadas), dinero de por medio en maquinarias políticas convencionales muy estructuradas (uno de los retos que ella misma enfrenta en su campaña), pero que no creía que las recientes investigaciones que se le han tratado de abrir a Uribe, o nuevas acusaciones en referencia a diversos temas, afectarían al partido. Para ella son muy frontales, obvios inventos.

Aunque difiero en esto con Ana María, porque pienso que las críticas, investigaciones o cualquier otra posible mala noticia que rodee a Uribe por la fortaleza que tiene como líder del partido, afecta a su candidato, y a veces creo que es mejor que el candidato obtenga el protagonismo, no él (grave error del centro democrático) coincido en que hay un gran peligro de fraude electoral durante las elecciones, que siempre ha estado, y que cada día es más marcado. Como bien explica ella, que las elecciones sean los domingos, cuando hay menos transporte público en zonas rurales, y que inviten a la gente a votar y les lleven transporte a cambio de decirles por quien votar, es gravísimo (y otros regalos que se les otorgan, comida y tal cual). ¿Que creo yo que podría salvar a Colombia de un presidente con ideas izquierdistas del famoso socialismo del siglo XXI? La primera y segunda vuelta con las alianzas de los perdedores.


Reitero, no tengo nada en contra de las ideas liberales en un gobierno que busque más igualdad entre ricos y pobres, que, si es necesario en Colombia, mientras sean justas y reales. No como Venezuela y otros países latinoamericanos que han tenido gobiernos de izquierda que se enriquecen y ultrajan al pueblo hasta tratar de convertirse en dictaduras y en los reyes del narcotráfico y la corrupción.

Gustavo Petro y Hugo Chávez fueron cercanos. Petro apoyó los resultados de la asamblea nacional constituyente de Venezuela el pasado año. Petro, con su inmensa popularidad, es portada de la revista Rolling Stone, en la que dio una entrevista exclusiva hablando de su ideología y diciendo que Colombia no ha sido una democracia. Si la oposición colombiana no se unifica, y pronto, veremos a Petro en el poder. Y si esto no quieren que pase, los opositores de otros partidos, no solo del centro democrático, deben tomar nota de lo que ha pasado en Venezuela.

Texto publicado en El Nuevo Herald. 

Comentarios

comentarios