article-thumb
   

¿Qué le espera a Venezuela después de la juramentación de Maduro el 10 de enero?

El Cooperante | 8 enero, 2019

Caracas.- “Los Gobiernos que se quieran ir de Venezuela con sus embajadores, que se vayan todos, ya. ¡Que se vayan, a Venezuela no la va a chantajear nadie! Quien se quiera ir con su embajador, ahí está el aeropuerto de Maiquetía. Ahora, el que se quede, se queda respetando a Venezuela. A mí no me va a venir ningún embajadorsillo a poner mala cara. ¡O respeta o se va!”. Con esas palabras, Nicolás Maduro desafió a los Gobiernos que asumieron la firme postura de desconocerlo si llega a juramentarse para el nuevo periodo presidencial el próximo jueves 10 de diciembre.

Lea también:  Magistrados en el exilio aseguran que el 10-E se ratifica el vacío en el Poder Ejecutivo (+Video)

El presidente de Colombia, Iván Duque, dijo que espera que los países “defensores de la democracia” retiren sus embajadores y desconozcan al Ejecutivo venezolano ante la situación de “dictadura abrumadora” que a su juicio existe en Venezuela.

Trece países del Grupo de Lima solicitaron el viernes a Maduro no juramentarse por ilegítimo, y pidió que le transfiera poder a la Asamblea Nacional (AN) hasta que se convoquen a nuevas elecciones. México, presidido por Andrés López Obrador, no firmó la declaración porque ese país aplicó una postura de “no intromisión” en torno a la situación venezolana.

El grupo también pidió endurecer las sanciones contra la gestión de Maduro y expresó su apoyo a los esfuerzos para iniciar procedimientos contra su gobierno en la Corte Penal Internacional, informó la agencia de noticias Associated Press. Estados Unidos se unió a la cita pese a no integrar el bloque, el secretario de Estado Mike Pompeo participó vía videoconferencia desde Washington.

En un comunicado, el canciller de la República, Jorge Arreaza, expresó su “perplejidad” ante la “extravagante” decisión del grupo de países “subordinados” a los Estados Unidos, quienes “alientan” un golpe de Estado en el país. Expertos y altas figuras de la política nacional e internacional advierten que esta situación únicamente llevaría a Venezuela a un desconocimiento profundo que acarrearía un agravamiento de la crisis económica, política y social que ya mantiene asfixiado a los venezolanos.

Sin embargo, Maduro tiene previsto presentarse ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), una decisión que nuevamente pone en tela de juicio el estricto respecto de su Gobierno a la Constitución, que establece que el presidente debe tomar el juramento ante el parlamento. El 11 de enero asistirá a la Asamblea Nacional Constituyente, organismo que convocó a las cuestionadas elecciones donde resultó reelecto.

Lea también: “Hay que aprovecharlo”: Las razones que tiene Maduro para sentarse a negociar, según Jesús Seguías

El 5 de enero, en su primer discurso como presidente del Parlamento, el diputado Juan Guaidó dijo que la presidencia de la República no estará vacante, sino “usurpada” a partir del 10 de enero. Prosiguió que, para solucionar la crisis, se debe dar el cese de la “usurpación” y se deben generar condiciones para establecer un Gobierno transitorio, con el respaldo de los venezolanos, la comunidad internacional y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Maduro, por su parte, replicó que la FANB saldrá en su defensa si el Parlamento, respaldado por el Grupo de Lima y Estados Unidos, intenta “meterse” en contra de su Gobierno en algún momento. Asimismo, acusó al presidente del Poder Legislativo de ser “un títere” del Gobierno de los Estados Unidos y de “formarse” en ese país como un agente de los organismos de inteligencia.

Romain Nadal, embajador de Francia en Caracas, asomó el sábado antes de la instalación de la nueva directiva parlamentaria que ninguno de los países que integran la Unión Europea enviarán a sus representantes diplomáticos al acto de investidura porque fue la decisión conjunta a la que llegaron los países que conforman el bloque europeo.

Refiere Associated Press que Venezuela está sumida en la peor crisis económica de su historia tras dos décadas de gobiernos socialistas caracterizada por una hiperinflación, la escasez de productos básicos como alimentos y medicinas y una profunda recesión.

 

 

Comentarios

comentarios