article-thumb
   

¿Quién es el “encargado especial” de EE. UU. para “ayudar a restaurar” la democracia en Venezuela?

Keysarith Carruyo | 26 enero, 2019

Caracas.- El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, nombró a Elliot Abrams como “emisario para restaurar la democracia” en Venezuela. Incertidumbre gira entorno a este exdiplomático estadounidense, que también está a favor del líder del Parlamento, Juan Guaidó, quien juró asumir las competencias del Ejecutivo este 23 de enero.

Le puede interesar: Estados Unidos nombró un emisario para “ayudar a restaurar la democracia en Venezuela”

¿Quién es Elliot Abrams?

Elliott Abrams es un diplomático retirado que ayudó a diseñar la política exterior de los expresidentes republicanos Ronald Reagan (1981-1989) y George H.W. Bush (2001-2009), periodos en los que fue salpicado por la polémica.

De acuerdo con PanamPost, en el libro Panama – The Enduring Crisis 1985-1989, de Ronald Ratcliff, el exfuncionario estadounidense con raíces judías, ces descrito como pragmático, insistente y arrogante.

A este se le adjudica, además, ser la mente maestras del plan para derrocar al dictador panameño Manuel Noriega a finales de los 80. Para cuando se llevó a cabo la operación militar para invadir Panamá, Abrams ya no fungía como subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, pero su plan fue utilizado para dirigir la misma.

“Como Noriega demostró una resistencia obstinada para mantenerse en el poder, Abrams se convenció de que el poder militar de Estados Unidos era el mejor, quizá el único, instrumento para deponer al molesto Noriega. Convenció al secretario de Estado Schultz de que la intervención militar era la mejor ruta para actuar”.

Panama – The Enduring Crisis 1985-1989/Ronald Ratcliff.

Sumado a esto, también se le adjudica participación en el golpe de Estado de 2002 contra el presidente venezolano Hugo Chávez. Según The Guardian, Abrams fue la “figura crucial” entorno a este suceso político. Para entonces, fungía como director principal del Consejo de Seguridad Nacional para la “democracia, los derechos humanos y las operaciones internacionales” bajo la gestión de Bush. 

Un diplomático polémico

La carrera política de Abrams ha estado envuelta en polémica. En 1991, fue enjuiciado por mentir al Congreso estadounidense respecto al caso Irán-Contra. Entre 1985 y 1986, el Gobierno de EE.UU. encabezado por Reagan, vendió armas de forma ilegal a Irán mientras este estaba en guerra con Irak.

De los fondos obtenidos, EE.UU apoyó la causa de la Contra nicaragüense que luchaba para derrocar al Gobierno sandinista. Ambas acciones fueron ocultadas por Abrams al Senado, por lo que fue declarado culpable de los dos ilícitos.

Sin embargo, cuando Bush llegó a la Casa Blanca, lo indultó. Pero este no fue el único caso escandaloso por el que Abrams fu salpicado. De acuerdo con The Guardian, cuando ocupó la Secretaría Adjunta de Estado por los derechos humanos, intentó ocultar la masacre de 1000 salvadoreños ejecutada por un batallón militar financiado y entrenado por EE.UU.

Ahora, tras más de diez años de haber desaparecido de la escena política, regresa con el apoyo de la gestión de Donald Trump. Ante su nombramiento, el senador republicano por el estado de Florida, Marco Rubio, comentó que Abrams es “la clave”.

“El nombramiento de Elliot Abrams como enviado especial a Venezuela es una gran noticia. Él es un experto en política exterior y un experimentado con una larga historia de apoyo a la democracia, la libertad y el interés nacional de los Estados Unidos”, dijo al respecto Rubio.

Por su parte, Pompeo, encargado de revelar la noticia, indicó que Abrams “será un verdadero activo para nuestra misión de ayudar al pueblo venezolano a restaurar por completo la democracia y la prosperidad en su país”. 

Comentarios

comentarios