article-thumb
   

¿Quién es la mujer que interrumpió discurso de Elliott Abrams sobre Venezuela?

El Cooperante | 25 abril, 2019

Caracas.- Mientras el enviado especial de Estados Unidos para la situación venezolana, Elliott Abrams, hablaba sobre el futuro de Venezuela, una mujer interrumpió su discurso. Se trata de Ariel Gold, una activista, actualmente co-directora nacional de la oenegé Code Pink (Código Rosa).

Lea también – Mujer interrumpió discurso de Elliott Abrams sobre Venezuela para apoyar a Maduro

A los pocos segundos que Abrams hablara sobre la Venezuela después de la hipotética salida de Nicolás Maduro, la mujer se levantó de su asiento con un letrero que decía: “No al golpe a Venezuela“, y gritó consignas a favor de Maduro.

¿Cómo te atreves a organizar un golpe de Estado en Venezuela?“, fueron parte de sus palabras durante un evento “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país”, que se realizó en el Atlantic Council en Washington.

Gold ha calificado en varias oportunidades a Abrams de “criminal de guerra” y asegura que él no es la persona indicada “para determinar” el futuro del país latinoamericano.

De acuerdo con el perfil publicado en la página oficial de la organización, Gold es licenciada en Análisis y Gestión de Políticas, egresada de la Universidad de Cornell. Posee una maestría en Trabajo Social de la Universidad Estatal de Nueva York, Binghamton.

Gold formó parte del grupo de mujeres que interrumpió, el pasado mes de enero, la sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para también expresar su apoyo a Maduro, mientras el secretario de Estado de EE. UU, Mike Pompeo, daba su discurso.

Además, esa misma semana irrumpieron con fuertes gritos de protesta el discurso sobre Venezuela que estaba pronunciando en un centro de pensamiento de Washington el “representante especial” ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre.

Tarre consideró que las manifestantes deberían viajar a Venezuela para saber lo que está pasando y, en otro momento, pidió que se quedaran en la sala para que expusieran su postura sin gritos. “¡Que protesten, tienen derecho!”, dijo Tarre.

Comentarios

comentarios