article-thumb
   

Rafael Ramírez avizora desestabilización política luego del 20 de mayo

El Cooperante | 13 mayo, 2018

Caracas, 13 de mayo.- Ya está purgado. Su candidatura presidencial fue imposible, a pesar de que le tocaba porque hubo un pacto ante Hugo Chávez con la participación de Diosdado Cabello, que Nicolás Maduro ignoró. Un pacto de sucesión en la silla presidencial. De allí que Maduro se encargara, nada más asumido el poder, de emprender una purga en el chavismo. Todo un trabajo de ingeniería política, pues la purga incluyó a Rafael Ramírez y a todas sus piezas en Pdvsa.

Lea también – Venezuela se mantiene en una intensa espiral de protestas y caos

Ramírez, desde entonces, dispara artillería pesada en sus artículos semanales. Destapa la caja de Pandora. Acusa. Señala. Defiende lo que él califica como “legado”. Se escuda en Chávez. La Pdvsa suya es la de Chávez y Chávez es el líder. Maduro no. Maduro ha traicionado el legado y , en consecuencia, destruirá el chavismo.

El artículo de este domingo avizora lo que sigue luego del sainete electoral del 20 de mayo. Una escalada. Escribe Ramírez: “Lo que parece cierto es que, después del 20 de mayo, el deterioro de la situación socio-económica del país va a profundizarse más y muy probablemente sobrevenga un proceso de desestabilización política que escale hacia situaciones de conflicto impredecibles”.

“Al chavismo se le llama a votar por nada, no hay una propuesta de cómo salir de este desastre, solo se le dice que tiene que votar por maduro, así de sencillo, sin discusión, sin compromiso de ningún tipo”, por ese mismo que ha destrozado a Venezuela y sepultado el legado del “galáctico” Chávez.


 

Comentarios

comentarios