Ramón Guillermo Aveledo: Quiero un cambio pero sin negar la existencia del otro | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Ramón Guillermo Aveledo: Quiero un cambio pero sin negar la existencia del otro

Este «militante de la unidad» considera una buena señal el acuerdo firmado entre el gobierno y la oposición para combatir la COVID-19. «Ojala sirva para que el grupo que está en el poder tome en serio la existencia de todo el país»

Caracas.- Ramón Guillermo Aveledo recibió como una buena noticia el acuerdo que llevó al gobierno a reconocer la fuerza política de Juan Guaidó al firmar el convenio de ayuda en materia de salud. «Es un tema de todos. Ojalá iniciativas así puedan desarrollarse. No significa que las diferencias- que no son pocas-ni superficiales- desaparezcan. Pero es una buena señal», dice.

¿Esta iniciativa de unir esfuerzo para el tema de la salud podría ser un ensayo general para futuros acuerdos que también favorezcan a todos?

Ojalá. Todos pensamos que el gobierno lo que quiere es ganar tiempo, hacer una pausa. Y hasta ahora la estrategia de ganar tiempo lo ha favorecido con un enorme costo para el país y no niego que lo quieran volver a hacer. Pero si esto funciona, va a ser muy bueno para la gente porque todos los que saben del tema han dicho que el contagio está contenido pero que si viene una ola de contagio muy grande, el sistema hospitalario va a colapsar. Ojalá que esto sirva para que se vean ciertos resultados y que el grupo en el poder se anime a tomar en serio la existencia de todo el país.

Pero ya van a salir los extremistas a decir que Juan Guaidó está negociando con Nicolás Maduro, lo que implica que lo reconoce como presidente…


-Yo creo que si algo está demostrado en la vida real es que las estrategias unilaterales, los discursos que deslegitiman al otro, los que consideran que la única solución es la victoria absoluta sobre el otro, no funcionan ni han funcionado. Porque quienes estamos en desacuerdo con este gobierno no vamos a ser eliminados de la faz de la Tierra por el autoritarismo. Eso es una realidad.

-Los avances hasta ahora han llegado a un límite y mientras tanto, los problemas se agravan. Yo quiero un cambio hacia la democracia pero no para sustituir a uno por otro que a su vez niegue la existencia del otro. ¿Y por qué hemos llegado a estos niveles de confrontación? Porque el gobierno ha actuado excluyendo a todos los demás, a considerar traidor a todo aquel que discrepe. Y esa visión no ha funcionado en ninguna parte. Tenemos que tener mucho cuidado en hacer lo mismo pero al revés, porque ignorar a una parte de la sociedad no ha funcionado hasta ahora. Quiero que el proyecto de la oposición, como proyecto democrático, se imponga en el país y el trabajo nuestro es reabrir los caminos democráticos porque Venezuela se ha desinstitucionalizado, nadie tiene donde reclamar, ni siquiera el pueblo chavista, nadie.

¿Se podría decir que el gobierno y la oposición están tablas en este momento? ¿Que ambos están contra las cuerdas y verse en el mismo terreno podría conducir finalmente a una negociación seria?

No quiero ponerme a juzgar a un lado y al otro porque yo estoy de un lado y lo que diga puede ser aprovechado por unos para sacar ventaja. Pero así como vamos, no vamos a ninguna parte y esto va a empeorar. El gobierno apuesta a resistir, a aguantar, pero es una apuesta muy riesgosa porque lleva a la crisis total donde ya nadie está en control de nada. De hecho, el gobierno lo único que controla es la represión y la propaganda. Son sus únicas gestiones. Y ahora, que ellos tienen menos acceso a la propaganda con la salida de DirecTV, los ha afectado mucho. Y, por otro lado, quienes queremos un cambio hemos llegado a una calle ciega y tenemos que buscar las fórmulas que nos abran espacio allí. Yo confío en Juan Guaidó y espero de el un liderazgo que se percate de que estamos en esa calle ciega y habrá que abrir una brecha.

¿Se podría achacar a su edad los errores de algunos líderes opositores ? Que son muy jóvenes, que las falta «burdel político»?

Bueno, alguien de 40 o 45 años ya no es un muchachito. Lo que creo es que el juicio sobre los líderes tiene que ver con los resultados y el nivel de incomprensión al que se enfrentan. Y no tenemos conciencia de eso, de las dificultades que atraviesan. Los líderes deben saber transmitir su tránsito por esas dificultades. La gente también debe saber hacia dónde vamos, que hay una estrategia, que la gente sienta que hay un rumbo, un propósito, unos objetivos y un compromiso serio. Y creo que eso la gente aún no lo siente. O le llega de un modo intermitente; entonces la gente se ilusiona, dice «ahora si» y cuando no ocurre, viene el período de decepción. Y como a eso le sigue una serie de peleas y críticas públicas entre los opositores, eso influye aún más en la desesperanza. Y no podemos ignorar que el poder actúa y hace propaganda precisamente para desanimar a la oposición. Desmoralizarnos, decirnos que estamos condenados, que no hay esperanza.

En la más reciente medición de Datanálisis, cayó muchisimo el apoyo chavista a Nicolas Maduro ( 9%) pero la popularidad de Juan Guaidó también bajó en el sector opositor ( 27%). ¿Algún comentario?


-No me extraña. El ambiente que se percibe es de disminución muy seria en la confianza del liderazgo. Y si eso pasa en la oposición tiene que pasar en quienes están en el poder. Lo malo de estas crisis de liderazgos es que es muy peligrosa para el país: ya vemos regiones donde mandan las mafias, los pranes, los colectivos y las FARC. Amplias zonas del país donde el gobierno no gobierna. Mientras tanto, hay sectores de la sociedad que parece que no existieran para el gobierno.

Hablando de encuestas, ¿Está de acuerdo con posibles elecciones parlamentarias ?

Depende. No tengo dudas de que el gobierno lo que quiere son unas parlamentarias simuladas y eso no le va a dar los resultados que esperan porque no les va a permitir legitimar nada. El país necesita un cambio político. Yo creo en el camino del voto y apoyo unas elecciones parlamentarias creíbles, pero si la organiza este CNE, con partidos ilegalizados, candidatos presos o perseguidos, ¿qué elecciones son esas? Tiene que haber unas elecciones lo suficientemente creíbles, con condiciones creíbles y donde se respeten los resultados. Que mi voto valga. Y ocurre que aún estamos esperando los resultados de las elecciones de Amazonas de 2015¡, ni siquiera han dicho qué pasó con eso.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

A partir del 5 de enero (continuado en la sentencia del TSJ y la persecución política a Voluntad Popular y otros partidos electoralmente ilegalizados), el grupo en el poder decidió el camino más insensato, convencido de que le da ventaja. Esto es, cerrar las vías políticas para favorecer a las posiciones extremistas, reducir la oposición a la marginalidad «radical» para desconectarla del país real, el país sufriente. El costo de esa opción ha sido altísima para los venezolanos. Es un rumbo ruinoso con efectos terribles en todos los ordenes.

¿Cómo se ubica usted hoy? ¿Como un político free lance?

Soy un demócrata venezolano que quiere cambio y es militante de la unidad. Suena retórico pero es verdad, puedo darme el lujo de hablar libremente porque no tengo un futuro que cuidar. Lo que aspiro es a vivir en un país distinto, pero aquí. En este territorio, este clima, esta gente, estos sabores.

Artículos relacionados

Destacados

La cifra de contagiados se elevó a 9178 y la cuarentena será a tres niveles en función de los casos de cada entidad

Tecnología y Curiosidades

Las palomitas de maíz necesitan entre 13.5 % y 14% de humedad para reventar, con 180 grados de temperatura

Internacionales

La familia del conductor organizó el miércoles una marcha silenciosa en su honor

Nacionales

Diosdado Cabello afirmó estar aislado y cumpliendo con el tratamiento recetado