Raúl Gorrín expresó que “no se puede desarrollar un país en base al odio” y añadió que “todos somos necesarios e importantes”.

Con respecto al partido final del Mundial Rusia 2018, comentó la historia de Luca Modric, centrocampista de la selección de Croacia, que perdió a su abuelo en la guerra, vio como lo fusilaron y sufrió problemas de desnutrición; por ello no entraba en los equipos y hoy es una estrella que jugó la final del mundial.





Afirmó que “Venezuela tiene que reencontrarse y desarrollarse como ciudadanos, pues todos somos necesarios para la prosperidad del país”.

Finalizó diciendo que “Venezuela tiene que ir a un cambio verdadero, que nos incluya e integre a todos, porque todos somos necesarios e importantes”.