article-thumb
   

Recordar es vivir: Marisabel, “la viuda” que pide los cuadros, demandó a Chávez en el 2008

Admin

El Cooperante.-  “Ya basta de acoso y de hostigamiento. Basta de amenazas. Basta de violencia doméstica e intimidación. No lograrás inhabilitarme, y menos  moralmente. No me callaré, como no me callé cuando intercedí por tu vida ante tu lloroso llamado de súplica aquel famoso 12 de abril”, respondió Marisabel Rodríguez a la demanda que interpuso en su contra Hugo Chávez en 2008, para pelear la custodia de su hija Rosinés.

La exprimera dama parece haber cambiado de parecer con respecto a Chávez. Tanto así que pidió al nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, que le mande a su casa los cuadros del fallecido presidente que fueron sacados del Palacio Legislativo.

Pero cuando se separó del mandatario no tuvo reparos en despotricar en su contra y acusarlo de violencia doméstica: “Él no me pegó. Creo que no lo hizo no porque no quiso, sino porque no lo deje. Aunque la violencia no es nada más física (…) Si él no rectifica, tendré que actuar conforme a la ley de violencia contra la mujer”, dijo Rodríguez en una entrevista para RCTV, en la que incluso agradeció y abrazó al periodista Miguel Ángel Rodríguez.

La exesposa de Chávez dio ruedas de prensa y hasta ofreció una larga entrevista realizada por Gladys Rodríguez para la televisora Globovisión, que en ese momento era totalmente adversa al gobierno chavista. Aseguró que el presidente tenía meses sin hablar con su hija, a quien ni siquiera enviaba regalos de navidad.

Chávez la demandó para solicitar la custodia de la niña, que en ese momento tenía unos 11 años, pero desistió para evitarle traumas: “A una de mis hijas se le quiere poner en el medio de un show. Yo no lo voy a permitir, hasta donde pueda”. Afirmó que quería ver a su hija “en las mejores condiciones, y con regularidad”, y que haría hasta “el máximo sacrificio” por la pequeña.

Rosinés fue protagonista de los últimos años de vida del llamado “Comandante Supremo” de la revolución, apareciendo a su lado en su última campaña electoral, acompañándolo durante su padecimiento de cáncer y en primera fila, con el resto de sus hermanos, en el momento de su funeral.

Parece que Marisabel olvidó los malos momentos que aseguró pasó al lado de Chávez, a quien hasta había acusado de haberse “envilecido” por el poder. Ahora piensa que la doctrina de Chávez “está sembrada” en Venezuela.

Comentarios

comentarios