Recuerdos del peor día de nuestra vida | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Investigación

Recuerdos del peor día de nuestra vida

Caracas.- Nuestra desgracia tiene fecha de nacimiento. Aquel 4 de febrero de 1992 cuando asistimos asombrados a todos los defectos posibles reunidos en un solo hombre y sus acólitos, conspiradores en la sombra incluidos.

Le puede interesar: Los intentos frustrados de magnicidio de Hugo Chávez a Carlos Andrés Pérez

Esa madrugada Hugo Chavez no estaba solo, estrenándose en lo que más le gustaba, que era salir en televisión. Al golpista lo acompañaban en sus deseos y con sus chequeras, decenas de coprotagonistas ocultos en AD, Copei, en El Nacional y en RCTV, entre otros, como se ha demostrado hasta el fastidio. Uslar Pietri lo anunciaba y lo repetía ( ¿o añoraba?), Marcel Granier (quien dijo en un encuentro en Miami que Carlos Andrés Perez había reunido al gabinete más brillante en la historia de Venezuela), sin embargo insistía en aupar la antipolítica desde su televisora. Y ni hablar del entonces poderoso diario El Nacional, que se encargó de enterrar a AD cambiando chismes por centímetros de «información» a favor de una de las partes en pugna al interior del partido de gobierno, para entonces empeñada en destruir a Carlos Andrés Perez porque no los consideraba lo suficiente a la hora de repartirles cargos o debatir decisiones.

Cuatro gatos con poder y ambiciones cavaron nuestra tumba aquel día. Magnificaron a un mediocre teniente coronel y su grupete porque aquella madrugada empujaron un tanque de guerra contra el palacio de gobierno y trataron de acribillar a la familia presidencial en La Casona. Todo un héroe con más de 200 muertos sobre sus hombros quien, como Ivàn El Terrible, aquella cifra le parecería poca.

¿Cómo pueden tomar a este hombre en serio?, me dije las veces que lo entrevisté. Un tipo simpaticazo, eso sí, que exudaba ignorancia y solo repetía clichés, frases hechas y ninguna idea importante. Un fenómeno político que enamoró a buena parte del país pero solo y gracias a las alfombras que le tendieron los medios, el dinero que le dieron los burgueses de entonces para la campaña y la ceguera monumental de los líderes políticos de AD, Copei y el chiripero de Rafael Caldera, otro de los corresponsables. Sin eso, Hugo Chávez habría sido un perdedor electoral más. P

Pero entonces los partidos del status estaban más ocupados en canibalizarse, en enfrentar sus tendencias internas, en cobrar cuotas de poder, mientras el país de verdad se iba detrás del flautista que tan bonito tocaba las canciones que querían escuchar. Y solo cuando la realidad les estalló en la cara, se percataron de que existía semejante monstruo y ya era demasiado tarde para contener su fuerza.

Ha pasado mucha sangre bajo los puentes desde entonces. En solo 28 años han convertido a Venezuela en un cascarón oxidado, un vertedero de la basura ideológica que quienes la «gobiernan», una tierra de nadie para delincuentes de todo tipo que exhiben su dinero o sus armas sin ningún temor a ninguna ley. Eso es lo que celebran hoy con sus discursos y sus uniformes recién planchados, con sus privilegios intactos y ninguna vergüenza.

Sordos a los gritos de la realidad, los poderosos de hoy han optado por no querer saber y censurar y reprimir, mientras el tic tac interno del país sigue su curso y, como el hambriento caimán de Peter Pan con un reloj en la panza, les sigue los pasos de cerca y si se descuidan, también se los va a tragar, como ocurrió hace más veinte años. Los peores veinte años de nuestra historia reciente.

Artículos relacionados

Destacados

Capriles lamentó que la Administración de Maduro ignore las exigencias de la comunidad internacional

Destacados

Usuarios de las redes sociales manifiestan temor de que ocurra un nuevo apagón nacional

Destacados

Varios funcionarios de la Administración chavista se han contagiado del virus

Sucesos

El victimario tenía una orden de alejamiento