article-thumb
   

Régimen condena al secretario general de Ferrominera, Rubén González, por reclamar derechos de trabajadores

Reinaldo Villanueva | 14 agosto, 2019

Caracas.- El dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, Mauro Zambrano, denunció este martes que el secretario general de Ferrominera, Rubén González, fue condenado por un Tribunal Militar a 5 años y 9 meses de prisión, por el supuesto ultraje al centinela y a la Fuerza Armada Nacional (FAN), representando ésto el segundo juicio que atraviesa luego de 18 años.

Le puede interesar: “¡Vamos Mineros!”: Así despidieron a Bryan Navarro, el niño asesinado en medio de un asalto (Video)

A través de la red social Twitter, Zambrano informó que el juicio estuvo a cargo del Tribunal Militar 5º de Control. “La fiscal Karelis Núñez no pudo comprobar ningún delito. Maduro es el responsable”, agregó.

En ese sentido, señalaron que los familiares de Rubén fueron sacados del tribunal por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), cuando se iba a llevar a cabo la audiencia preliminar este 13 de agosto, actos que son públicos y orales.

Por otra parte, el delegado de Sintraferrominera, Degraín Marichales, manifestó que “la narcodictadura mediante juicio militar anticonstitucional e ilegal somete al dirigente sindical. (…) Su único delito fue defender los derechos de los trabajadores de Guayana y sus tablas salariales. Pero pronto vendrá la justicia y los encarcelados serán sus carceleros”.

González fue detenido por la Guardia Nacional Bolivariana en Anaco, estado Anzoátegui, el pasado 28 de noviembre junto a otros siete trabajadores de Ferominera, cuando regresaban de una protesta efectuada en la Plaza Morelos de Caracas y que tenía como destino la Defensoría del Pueblo. Después de su detención fue llevado al centro de reclusión La Pica donde ha permanecido durante 8 meses.

Primer arresto del sindicalista Rubén González

El 28 de febrero de 2011, había sido condenado a 7 años y 6 meses de cárcel por dirigir una huelga para exigir el cumplimiento del contrato colectivo. En esa ocasión le fueron imputados los delitos de violación de zonas de seguridad y violación al derecho al trabajo, instigación pública a delinquir y agavillamiento (reunión para delinquir).

Los trabajadores iniciaron manifestaciones para exigir la liberación de su compañero, a quién 17 meses más tarde le fue otorgada la libertad condicional.

González estuvo en las filas del oficialismo pero debido a la naturaleza del chavismo y sus delegados, empezó a ser disidente e inició luchas sindicales, siendo éstas las consecuencias de su enjuiciamiento.

 

 

Comentarios

comentarios