article-thumb
   

Renuncia de Kuczynski llenó de incertidumbre a venezolanos en la «tierra prometida»

El Cooperante | 22 marzo, 2018

Caracas, 22 de marzo/Foto: El Comercio.- Cuando Michael Gregori Hernández recibió la noticia se estremeció. El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, acababa de dimitir y las cadenas de WhatsApp de los emigrantes venezolanos en Cúcuta, Colombia, se llenaban de interrogantes.

Lea también: “No hay marco legal para ello”: López Obrador anunció que no apresarán a Peña Nieto

Su principal respaldo, quien abrió tanto las puertas de Perú al éxodo venezolano que convirtió el país andino en su tierra prometida, había caído víctima de unos tejemanejes palaciegos que los criollos no comprenden.Algunos hasta quisieron ver la larga mano del chavismo detrás de un cese que siembra la incertidumbre en el éxodo venezolano. Otros maldecían su mala suerte: los presidentes que tienen minoría parlamentaria caen en otros países, pero nunca en el suyo.





«Ya tengo 200 dólares de los 300 que necesito para salir hacia Lima el 2 de abril», dijo Michael, de 26 años y natural de Los Teques, cerca de Caracas. En la capital peruana lo esperan dos propuestas de trabajo, la primera en una empresa y la segunda como mesero, el mismo trabajo que desempeña en el Malecón de Cúcuta. Tiene donde dormir y espera ganar lo suficiente para enviar dinero a su madre con las remesas y ahorrar dinero para buscar otro destino.

Desde que Perú abrió sus puertas, entre 100 mil y 200 mil venezolanos se han instalado en sus ciudades gracias a las facilidades para el trabajo y para normalizar su situación. «Los cambios no serán inmediatos. Martín Vizcarra es un hombre cercano a PPK, que tratará de continuar con los mismos principios de la política internacional», adelanta el internacionalista Mariano de Alba, publicó La Nación. 

La oposición venezolana tenía en PPK a uno de sus grandes aliados, a la cabeza del Grupo de Lima. Tanto es así que el tira y afloja con Maduro lo llevó a advertirle que no sería bien recibido en la Cumbre de las Américas, a celebrarse a mitad de abril en la capital peruana.





«Se trata de la pérdida de un presidente que había mostrado compromiso concreto en ayudar a que regresara a Venezuela la democracia. Sin embargo, para los venezolanos es la comprobación concreta de que los demás países de la región también viven situaciones de inestabilidad o años electorales», sentencia De Alba.