Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Investigación

Requisas en El Rodeo III se llevan a cabo sin guantes ni tapabocas, denuncian presos

Caracas / Foto Portada: Ministerio para el Servicio Penitenciario .- Presos de la cárcel El Rodeo III denunciaron que durante los últimos días, efectivos del Grupo de Respuesta Inmediata Carcelaria (GRIC) han llevado a cabo requisas dentro del penal sin emplear guantes ni tapabocas, a pesar del brote de coronavirus.

Le puede interesar: Exclusiva con Elliott Abrams: «Estados Unidos no apoya ningún golpe militar en Venezuela»

En entrevista concedida a El Cooperante, un recluso que prefirió no ser identificado para evitar represalias, aseguró que durante la madrugada del lunes y la tarde del martes, varios custodios efectuaron un operativo de requisas al penal y los reos temen contagiarse, puesto que los funcionarios no toman las medidas preventivas contra el coronavirus.

“Nosotros no estamos usando tapabocas porque no estamos recibiendo visitas y no nos han traído nada de eso. El GRIC entró y empezó a hacer una fulana requisa donde lo que hacen es comerse lo que consiguen. Se llevan nuestros insumos de aseo personal, el poco jabón que tenemos, las cremas y se comen los panes que tenemos guardados”, dijo el reo.

“Nosotros no decimos que no entren porque ese es su trabajo, aunque abusan porque se llevan nuestras cosas, pero por lo menos deberían protegerse porque nosotros estamos aquí desprovistos sin medicinas, sin nada para que ellos nos vengan a contagiar de coronavirus”, agregó.

Asimismo, resaltó que todos los procesos judiciales están paralizados debido a la cuarentena y lamentó que esto se sume al retardo procesal que ya es costumbre en las cárceles venezolanas.

“La comida la dan sin sal y sin aliños, si queremos comer algo mejor tenemos que pagar”

Respecto a las condiciones en las que se encuentran debido a la suspensión de visitas, el hombre de 25 años explicó que el suministro de alimentos es irregular, aunque los presos mejor alimentados con aquellos que cuentan con la posibilidad de transferencia de dinero por parte de sus familiares.

“Ahorita tenemos comida, pero a veces no hay. Nos han dado arroz con caraotas, arepas, bollitos, atol o arroz con leche, pero a veces nos dan solo agua de caraota. Además, esa comida la dan sin sal, sin azúcar y sin aliños de ningún tipo. Aquí los mismos presos preparan la comida, pero hay unas comidas que las venden porque las preparan mejor”, precisó.

“A veces venden arepa con queso, pollo o carne con arroz, pero la mayoría de las veces es así, el que come mejor es porque tiene para pagar”, reiteró.

De igual forma, acotó que en ese centro de reclusión los presos no pagan causa ni existe el pranato, porque están en régimen: cada quien se las arregla como puede.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Sobre la higiene personal, dijo que a cada reo le entregan dos tobos de agua diarios y eso le tiene que alcanzar para lavar e ir al baño.

“Aquí dan dos tobos al día, tú ves para que los usas, si lavas, si te bañas, si vas al baño, eso depende de cada quien. Lo malo es que no hay medicinas, no nos ha visto ningún médico y hay gente que está enferma, que sufre de dolores de cabeza, de estómago y tienen que aguantar porque no les queda otra”.

También, explicó que debido a la escasez de agua, los mismos presos tienen que filtrar de manera artesanal la que sale por las tuberías.

“Aquí no tenemos agua potable, eso lo trae la visita y por ahora no las ingeniamos filtrándola con algodón, para poder tomarla, igual no es limpia pero por lo menos le quitamos la suciedad”.

Foto: Ministerio para el Servicio Penitenciario .

Iris Varela excarceló a 283 presos comunes de El Rodeo y Yare

A principios de abril, la ministra para el Servicio Penitenciario del régimen, Iris Valera, entregó 283 boletas de excarcelación en diferentes centros de reclusión, de los cuales 122 pertenecen al Rodeo II y Rodeo III.

Esto como parte de un plan “para reducir el hacinamiento” en las congestionadas cárceles venezolanas, a fin prevenir la propagación de la COVID-19 en las prisiones.

Las libertades otorgadas por Varela están basadas en el Régimen de Confianza Tutelado, contemplado en el Código Orgánico Penitenciario. En Yare, las libertades otorgadas sumaron 161.

«No los quiero ver más por aquí. El autobús llegó para ustedes: móntense y no se bajen hasta no cumplir sus objetivos de vida”, comentó Valera en presencia de algunos de los beneficiados.

Asimismo, les aclaró que deberán reportarse ante el ministerio cada dos semanas, advirtiéndoles que en caso de reincidir, serán recluidos en la cárcel de El Dorado, en el estado Bolívar, donde recibirían un trato “más drástico”.

Foto: Ministerio para el Servicio Penitenciario .

Familiar de una presa del INOF: Comen una sola vez al día

Arnoldo Suárez es el padre de Alejandra Suárez, recluida desde hace más de un año en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), y aseguró que a las reclusas solo le dan comida una vez al día.

En contacto telefónico con El Cooperante, Suárez lamentó la situación en la que está su hija, ya que antes de la pandemia, cada semana recibía visitas y le podían hacer llegar medicinas y comida.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

“Ahorita no hay visitas, no permiten llevar comida y lo que me ha dicho cuando hablamos es que comen una vez al día y mal: arroz blanco, a veces arepa sola o arepas hechas de pasta”, precisó.

“El agua se la llevábamos también, pero ahora no sé cómo estarán haciendo. Me imagino que están tomando agua del chorro cuando les llega o de la cisterna, porque allá no hay agua potable”.

De igual forma, resaltó que el GRIC realiza requisas en el penal cada cierto tiempo para saber si tienen teléfonos o algún tipo de armas.

Foto: The New York Times.

“Un tobo es el baño de 12 presas”

Sobre la higiene de estas mujeres, Suárez explicó que Alejandra comparte celda con 11 mujeres y todas usan el mismo tobo para orinar y defecar.

“Te lo explico rapidito: todas hacen en un tobo, luego ese tobo lo botan y lo lavan con cloro, lo mantienen desinfectado. Pero todas su necesidades las hacen allí. A diario les dan uno o dos tobos de agua adicional y con eso se bañan, con eso limpian el baño y deben mantener eso aseado. Deben lavar la ropa con esos mismos tobos porque no les dan más”.

También, comentó que para distraerse las reclusas realizaban manualidades en los talleres de la prisión junto a sus compañeras, pero eso ahora no lo están haciendo.

“Hasta hace dos meses estaba yendo a los talleres de costura, de madera, pero ya no, porque no tienen materiales para trabajar. Eso lo llevamos nosotros cuando hay visita”, señaló.

“Lo que sé, es que han hecho tapabocas con las sábanas y los lavan a diario o cuando pueden. También han recibido kits de higiene de algunos representantes de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU)”.

Hace unos días, la diputada a la Asamblea Nacional (AN) Adriana Pichardo indicó que en Venezuela hay más de 100 mil presos hacinados; una cifra que supera el 350% de la capacidad de los centros de reclusión. Resaltó que se desconoce la cifra de enfermos por la COVID-19 en las cárceles y si se están practicando pruebas para descartar la existencia de contagios entre los privados de libertad.



Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Destacados

Hasta el 12 de abril, se han administrado más de 6,8 millones de vacunad J&J en el país norteamericano

Destacados

La institución atenderá a los usuarios por el terminal del número de cédula

Destacados

El Gobierno de Nicolás Maduro ya ha consignado el 50% del pago del mecanismo Covax para inmunizar contra el virus al 20% de la...

Destacados

Al menos 10 de los fallecidos corresponden a casos detectados en el estado Miranda