article-thumb
   

Roberto Enríquez: Copei tiene derecho a que nos permitan llevar nuestros candidatos

Admin

Saimar De Santis.- “Queremos que nos dejen hacer política”, afirmó Roberto Enríquez, presidente nacional de Copei, con respecto a la disputa judicial entre dirigentes de este partido. El dirigente ratificó que la tolda verde es adversaria a este gobierno y que toda la experiencia ha sido muy dolorosa para ellos. “Nos han tocado momentos muy difíciles”.

“Cuando yo era un niño, el jefe de mi partido era Eduardo Fernández. No puede ser que a estas alturas mi generación tenga que estar tropezándose con personas que no terminan de entender que lo que tienen que hacer es ayudarnos y no obstaculizarnos”, afirmó Enríquez durante una entrevista en Venevisión.

Consideró que la problemática en el partido se genera por personas que los atacan fuera del marco de la política. “Ya basta de agresiones a Copei. Estamos convencidos de que le jugamos limpio a Venezuela. El partido está desplegado y trabajando y tenemos derecho a que nos permitan llevar nuestros diputados”, afirmó.

El control de cambio es una alcabala para la corrupción

“El modelo económico del país nos ha llevado a que se juntara lo urgente con lo importante”, señaló el dirigente de la tolda verde en referencia a la crisis cambiaria que sufre actualmente Venezuela.

Enríquez se refirió a la inflación, el desabastecimiento, la falta de política fiscal, monetaria y cambiaria que garantice que el empleo sea digno, lo que significaría “condiciones laborales justas y que tu ingreso alcance para satisfacer no solo sus necesidades básicas”.

Para el dirigente, la posibilidad de unificar el tipo de cambio es algo positivo: “Es insostenible el modelo tricambiario que tenemos. El control de cambio es una alcabala para la corrupción y no ha ayudado sino a colapsar la economía”, señaló.

Agregó que las expropiaciones y controles es lo que ha llevado al fuerte desabastecimiento y que para resolver la situación es necesario aplicar medidas como la unificación cambiaria, política fiscal coherente, una generación de confianza.

“El dialogo no puede ser una táctica, es un objetivo. Es construir una sociedad en la que a pesar de nuestras diferencias podamos convivir”, señaló sobre la situación política del país.

Comentarios

comentarios