Rubén González: Seguiré luchando por los trabajadores aunque me arriesgue | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Rubén González: Seguiré luchando por los trabajadores aunque me arriesgue

El dirigente sindical dice que si la oposición lesionara los intereses de los trabajadores, también iría en su contra

Espacio Público

Caracas / Foto Portada: Espacio Público.- Después de pasar 21 meses encarcelado injustamente en La Pica, estado Monagas, Rubén González valora positivamente su «indulto», pero recuerda que seguirá trabajando por la reivindicación de los derechos de los trabajadores. No se define como opositor o chavista: lo de él es la lucha sindical y nada más.

Lea también: Joel García: Requesens sigue teniendo el mismo grillete que le pusieron cuando fue secuestrado

En los últimos años, González ha sido sometido a dos procesos judiciales y pasó 17 y luego 21 meses encarcelado por denunciar ante el chavismos los derechos laborales de los trabajadores. La primera vez que estuvo detenido fue en 2009, cuando encabezaba una huelga en Ferrominera para exigir que se respetara la convención colectiva. Fue sometido a un proceso judicial de cinco años y finalmente, se le declaró no culpable de ninguno de los presuntos delitos y obtuvo libertad plena. En ese entonces, pasó 17 meses encarcelado.

En 2018 fue detenido por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) cuando regresaba de una protesta de empleados públicos en Caracas, en la que exigían a Maduro que respetara las tablas salariales y el contrato colectivo. Por estos hechos, fue juzgado bajo la jurisdicción militar y enviado a la cárcel de La Pica en Monagas. Fue condenado por un Tribunal Militar a pagar 5 años y 9 meses de prisión por presunto ultraje al centinela y a la Fuerza Armada Nacional.

En una entrevista concedida a El Cooperante, relató las injusticias que ha sufrido y afirmó que pese a las malas experiencias no se arrepiente de ejercer su labor. El sindicalista destacó la mala situación en la que se encuentran los trabajadores, a quienes han obligado a vivir con sueldos de hambre.

Tras haber sido excarcelado luego de pasar casi 2 años en La Pica, ¿cuáles son sus expectativas sobre la lucha sindical?

Todos saben que fui detenido arbitrariamente violando mis derechos humanos porque no cometí ningún delito. Mi trabajo está garantizado por el convenio 87, la autonomía sindical, la libertad sindical, lo que es el ejercicio de democracia para representar a los  trabajadores y sigo haciendo mi trabajo. Aunque digan que soy saboteador u opositor no es así. Solo me ocupo de mi trabajo que es defender los intereses de los trabajadores.

¿En qué condiciones están los trabajadores de Ferrominera hoy?

Eso es un caos bien grande. Da sentimiento el estado en el que está Ferrominera Orinoco. Antes decían que era la “gallina de los huevos de oro”, porque es la punta de lanza del desarrollo siderúrgico de Venezuela. En esa empresa nosotros explotábamos el hierro, lo transportábamos y lo convertíamos en briquetas para luego exportarlo. Todo esto se traducía en bienestar para los trabajadores. Ferrominera Orinoco contribuyó a la construcción de avenidas, puentes y empresas. Era una empresa solvente y te puedo profetizar que poner en funcionamiento a Ferrominera es dar un tiro al piso, porque solo hay que hacer una gran inversión para sacarla del hoyo donde está sumergida.

Eliminaron la contratación colectiva para los trabajadores, no hay clínicas, no hay planes vacacionales para los hijos de los empleados, no hay prestaciones sociales y les pagan la quincena como mejor le conviene. Y el trabajador que no se adapta a las normas del presidente (Maduro) le dicen usted se queda en su casa hasta que nos dé la gana y cuando ese trabajador va a cobrar, lo que cobra es 1 300 000 bolívares que alcanza ni para comprar 2 artículos.

Todo esto da sentimiento porque una empresa que producía 21 o 20 millones de toneladas de hierro. Ahora produce 2 millones o 3 millones de toneladas, es la caída libre de lo que era su producción. No es posible que esta empresa por ser mal administrada esté en estas condiciones y cuando uno dice estas cosas, entonces te preguntan ¿por qué estás diciendo eso? No es que yo lo diga, es que lo estamos palpando.

Pocos días después de ser excarcelado, pidió a Vladimir Padrino López que liberara a militares que están en cárceles militares del país, ¿por qué cree usted que militares presos no formaron parte de los indultos?

Sabes que uno a veces no entiende algunas cosas que acontecen en el país. Yo estoy de acuerdo con la Constitución, con el Código Procesal Penal y las reglas, pero cuando vamos a la realidad y a la investigación que llevan a civiles y militares hay muchos vicios y no lo digo porque soy jurista, sino porque es algo flagrante. Yo lo decía en La Pica: si aquí se aplica un poquito de justicia, más del 80% se va a sus casas porque muchos están por una orden de un superior, por un chisme de conspiración y otros fueron condenados a cuatro años y el Código dice que deben darle medida cautelar para que cumpla la pena en libertad. Pero eso no es así, pasan por encima del Código y los dejan ahí privados de libertad. Por eso sigo haciendo un llamado con todo el respeto a Vladimir Padrino López para que haga una revisión en La Pica, Santa Ana y las cárceles militares de Caracas.

Además, el llamado es que vea también por compañeros civiles que son víctimas del retraso procesal. Hay un compañero, Rodney Álvarez, que tiene diez años tras las rejas. Un muchacho inocente y fue acusado de un delito que no cometió y el responsable del delito que es Héctor Maican, por ser miembro del movimiento 21 del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), lo sacaron de la responsabilidad y ellos inculparon a un inocente como chivo expiatorio y lo pusieron tras las rejas.

Lo que pido es que haga una revisión a todos los presos militares y civiles y que se les otorgue su libertad porque están allí por delitos que les forjaron, para mantenerlos tras las rejas. Vladimir Padrino tiene un poco de compañeros tras las rejas, compañeros de armas. Quien cometió un error debe pagarlo pero hay muchos que no han cometido errores.

Sus familiares denunciaron su grave estado de salud, ¿Cómo está al día de hoy? ¿Qué planea hacer durante los próximos días?

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Mi salud estuvo muy comprometida, yo no sufría de hipertensión y empecé a sufrir hasta que me llegó a 215. Le doy gracias a Dios que me dio la fortaleza para superar esto. Además, tenía infección en la orina, en los riñones, fiebre constante, me dieron los síntomas de la COVID-19. No tenía ningún tipo de sabor ni olfato; sufrí dolores en la cintura, en el pecho, la espalda, escalofríos y lo que hacía era tomar guarapos y paracetamol porque allí no recibí  tratamiento de ningún tipo.  Salí cansado, un poco deteriorado, la masa corporal se me decayó porque sufrí los embates de una comida que no es balanceada. Uno come lo que hay.  

Planeo seguir trabajando para representar a los trabajadores. El día martes estaré en la plaza de hierro con unos compañeros para hacer una rueda de prensa e identificar la situación de las empresas básicas de Guayana, el salario de los trabajadores, sus beneficios y unirnos en conciencia colectiva a ver qué podemos hacer. Además, planeo ir a Ciudad Bolívar a reunirme y a Ciudad Piar, seguiré haciendo las actividades que siempre he hecho como dirigente sindical para escuchar a los trabajadores y seguir dando la lucha.

Luego de haber estado preso en 2 oportunidades por reclamar sus derechos ¿Se arrepiente de haber apoyado a Chávez?

En el primer momento que salió Chávez yo decía: voy a sacar a los adecos y copeyanos que son unos corruptos y apoyaré a Chávez para salir de esta corrupción, pero cuando empezó a gobernar me di cuenta que no era lo que yo pensaba, y de que era peor que los que estaban. Puedes ver que siempre mantuve mi posición. Cuando Chávez se lanzó por primera vez y vi el accionar dije: no los puedo apoyar porque empezaron a hacer movimientos que deterioraban a los trabajadores, quitando la tierra a campesinos, empresas a quienes tenían años en sus empresas y las expropiaron. No podía apoyar  algo que vaya en contra de los trabajadores y el pueblo, por eso nunca he defendido a ultranza al gobierno, lo que veía bueno lo apoyaba, pero no soy un ciego que apoya a alguien como la foca y dice así es que se gobierna.

Por eso fue que me metieron preso con Chávez y ahora con Maduro por defender a los trabajadores, nunca apoyé a este gobierno, ni me arrodille, siempre los enfrenté por la calle del medio. Por eso, digo que no represento ni a la oposición ni al gobierno sino a los trabajadores y si la oposición se opone a los trabajadores, la enfrentaré también.

La ONU y otros organismos internacionales exigieron en diversas oportunidades su liberación, ¿cree usted que su liberación fue parte de un trato para convalidar las elecciones parlamentarias?

Eso es lo que se escucha en el ambiente, pero yo quisiera pensar en todo el esfuerzo que hicieron las oenegés, lo que hizo la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachellet, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH);  la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Provea, Foro Penal, centrales obreras, confederaciones obreras, dirigentes sindicales y todos mis hermanos cristianos del país como de diferentes países que levantaron el clamor para mi libertad. Mucha gente de la sociedad civil, estudiantes, empresarios, el señor Andrés Caleca que siempre estaba pendiente de mi liberación, muchas personas se pronunciaron porque sabían que no debía estar preso. Pero sabemos que el gobierno manipula todo esto. Pero es importante saber que la presión existió.

Ahora, está la coyuntura de elecciones y yo me imagino que lo hicieron para tratar de buscar gente que apoyara las elecciones y dijeron vamos a dar indultos para encausar las elecciones. Pero  quisiera creer que se trata de esta presión y que entendieron que no debía estar preso y me dieron un indulto porque yo nunca cometí esos delitos.

Usted denunció que efectivos de seguridad son los culpables de la muerte de sus 2 nietos ¿Planea denunciar formalmente estos hechos? ¿Fue torturado Rubén González?

Eso fue llevado al tribunal, pero la  denuncia no se la recibieron en ningún  lado. Eso pasó cuando un comando de 40 guardias tumbó la pared y le cayeron a golpes a mi nuera. Los niños nacieron y a las ocho horas murieron. El médico dijo que los niños sufrieron un trauma y uno supone que es ese trauma de los golpes, por eso soy responsable al emitir opiniones de este tipo. En ese entonces, a mi sobrina le cayeron a golpes recién operada, a mi hermano le rompieron la cabeza e hicieron desastres en mi casa.

Yo me preguntaba y me pregunto ahora: ¿por qué me hacen esto a mí y a mi familia? Además, botaron a mi nuera de la empresa, a mis hijos, sacaron a mis nieticos de la escuela de Ferrominera. Después, me botaron dirigentes delegados y sindicales, me quitaron los locales en Puerto Ordaz y de Ciudad Piar. Me montaron un sindicato paralelo para convalidar la representatividad del patrón; persiguieron a mi familia tanto la Dgcim como el Sebin. A mi nieta mayor un organismo de seguridad la trató de secuestrar y gracias a que intervinieron unas personas no pudieron, pero la dejaron tirada en el asfalto.

A pesar de todo esto, digo Dios es bueno y es él quien tiene la última palabra, solo pido que haga justicia y lo que el hombre siembra es lo que va a cosechar, fueron muchas violaciones. Mi esposa sufre mucho, mis nietos han tenido que ir al psicólogo por el trauma.

¿Fue víctima de torturas?

La tortura fue esposarme en una silla, luego en un tubo y me dejaron a la intemperie, me esposaron a una cabilla y me tiraron en el piso. Después, me metieron en un calabozo  pequeñito. Esa fue la tortura, y palabras de agresión psicológica muy feas, de agresión que no voy a repetir porque eran muy feas. Pero yo les decía ya estoy preso tranquilo, hagan conmigo lo que quieran.

¿Cómo se enteró de qué fue indultado por Maduro? ¿Cuál fue su reacción? ¿Tiene miedo de volver a estar preso?

Me entere porque estaba en la celda y un compañero vio en la televisión la cadena, él escucho cuando me nombraron. Luego, pusimos más atención y me habían nombrado. Cuando eso sucedió me puse a la expectativa y hablé con el director del penal y me dijo que si era así. Allí fue cuando pensé que la cosa era cierta.

Sobre si tengo miedo o no, todos lo tenemos y el que diga que no lo tiene es mentiroso. Uno tiene miedo, tiene temor cuando ve que al gobierno no le importa poner tras las rejas al que diga algo en contra de sus políticas. Yo lo que he dicho y seguiré diciendo es que el artículo 91 de la Constitución establece un salario justo para las familias. El artículo 89 dice que los beneficios de los trabajadores deben ser respetados. Todo eso lo he dicho y lo seguiré diciendo, pese a que me esté arriesgando.

Uno tiene algún temor porque pueden perseguirlo, pero ¿cómo hacemos? ¿Me quedo encerrado escondido? No puedo hacerlo porque ese es mi trabajo.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Destacados

El departamento encargado de administrar el tesoro público de Estados Unidos afirma que los sancionados han facilitado los esfuerzos para socavar la democracia en...

Destacados

El mandatario estadounidense ha dicho en diversas ocasiones que "todas las opciones están sobre la mesa" para lograr la "libertad" de Venezuela

Destacados

La Administración de Donald Trump no ha dejado de apoyar a Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional

Destacados

El informe del BID sobre la crisis en Venezuela, establece las políticas públicas que debe desarrollar un gobierno de transición para la recuperación del...