article-thumb
   

«Sanctions are a crime»: La nueva campaña del régimen para denunciar a EE. UU.

Reinaldo Villanueva | 6 marzo, 2020

Caracas/Foto portada: @PresidencialVe.-/ La vicepresidenta designada por el régimen, Delcy Rodríguez, informó este viernes que desde el oficialismo iniciarán una campaña de “movilización permanente” para denunciar las “medidas coercitivas” impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos. “Esta no es una campaña partidista, es una campaña de toda Venezuela”, dijo.

Le puede interesar: Índice Mundial: Venezuela entre los países peor preparados para enfrentar el coronavirus

“Sanctions are a crime” (las sanciones son un crimen) es el nombre de la actividad de difusión que dio comienzo el chavismo con el fin de demostrar “directamente el impacto de estas medidas (sanciones), en el desarrollo de Venezuela y sus potencialidades económicas”, manifestó Rodríguez durante unas declaraciones a los medios de comunicación desde la sala de prensa, Simón Bolívar.





Anunció que este 7 de marzo saldrá en Gaceta Oficial un decreto para la conformación del “Registro Único de Información sobre el Impacto Negativo de las Medidas Coercitivas Unilaterales” que tiene la intención de recopilar a nivel nacional los daños colaterales causados por las estrategias administrativas implementadas por la Casa Blanca contra funcionarios chavista y sus instituciones. La vicepresidencia será la encargada de manejar los informes que tienen previsto ser entregados cada tres meses.

La vocera del Gobierno de Nicolás Maduro explicó que las 33 sedes de la Defensoría del Pueblo distribuidas en todo el territorio venezolano, estarán habilitadas para que los ciudadanos que hayan sido «víctimas» de las sanciones, también tengan la posibilidad de interponer sus denuncia ante el organismo gubernamental.

Sostuvo que los representantes de Maduro seguirán evidenciando ante la Corte Penal Internacional (CPI) los efectos de las medidas sancionatorias. «La CPI abrió un examen preliminar y, de eso derivará una investigación», agregó.





El pasado 13 de febrero, el canciller Jorge Arreaza llegó hasta la sede de La Haya para denunciar ante la Corte Penal Internacional los «crímenes de lesa humanidad » cometidos por los Estados Unidos» contra Venezuela. «Las medidas coercitivas unilaterales son armas de destrucción del mundo», expresó.

“Crímenes de lesa humanidad contra la población venezolana, la población que ha muerto, sufrido enfermedad, obstáculos para la alimentación. Aspiramos que la fiscalia de la CPI y sus equipos investiguen y comiencen el proceso que conllevaría a un enjuiciamiento contra quienes toman decisiones en Washington“,  dijo durante unas declaraciones a los medios de comunicación

Pero aunque la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, confirmó la recepción de la solicitud para investigar los casos de «lesa humanidad» contra Venezuela por parte de la Administración Trump; aclaró que la remisión «no conlleva automáticamente a la apertura de una investigación».