article-thumb
   

Se caen los caudillos de Carabobo y Nueva Esparta

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Bien por un pase de factura o renovación de liderazgos, las primarias de este domingo 17 de mayo significaron la muerte de dos hegemonías, la de los Salas en Carabobo y la de los Rodríguez en Nueva Esparta. Ni Henrique Salas Feo ni Morel Rodríguez Rojas contaron con el apoyo popular para optar por un escaño en la Asamblea Nacional.

A los herederos les quedó grande la misión de mantener una cuota de poder para las familias que por casi tres décadas dominaron sus respectivas entidades. El hijo del exgobernador Henrique Salas Römer perdió en el circuito 5 de Carabobo (Sur de Valencia y Libertador) frente a Marco Bozo, de Primero Justicia (PJ); mientras que el hijo del exgobernador Morel Rodríguez Ávila perdió en el circuito 2 de Nueva Esparta (Mariño, García, Maneiro y Arismendi), frente a Jony Rahal, también de PJ.

La hegemonía de los Salas en Carabobo comenzó en 1990, cuando Henrique Salas Römer resultó electo gobernador, estando dos periodos en el cargo, el cual abandonó en 1995 para convertirse dos años después en el más fuerte contendor contra Hugo Chávez por la Presidencia, aunque su carrera como político comenzó como diputado al Congreso en 1984. Su hijo, Henrique Salas Feo se convirtió de inmediato en su heredero, al conseguir mantener la Gobernación por dos periodos hasta 2004, cuando perdió con Felipe Acosta Carlez, del PSUV, pero volvió al cargo en 2008 y en 2012 intentó repetir pero fue derrotado por el oficialista Francisco Ameliach.

Por su parte, los Rodríguez se apoderaron de Nueva Esparta desde 1987, cuando Morel Rodríguez Ávila fue designado como gobernador por el presidente Jaime Lusinchi. Posteriormente, fue el primer mandatario regional electo, logrando dos reelecciones continúas que lo mantuvieorn en el cargo hasta 1995. En 2004 volvió a la Gobernación y repitió en 2008, optando además por su segunda reelección en 2012, cuando perdió frente a Carlos Mata Figueroa del PSUV.

No conforme con la derrota de los representantes del caudillismo regional, sus respectivos partidos también quedaron muy mal parados. Proyecto Venezuela, tolda política de Salas Feo; y Copei, organización a la que pertenece Rodríguez Ávila, fueron los únicos partidos que se quedaron con las manos vacías en las primarias. Édgar Contreras, de Copei, se quedó con el circuito 3 del estado Táchira, debido a la dimisión de su contendor Leomagno Flores.

Comentarios

comentarios