article-thumb
   

Se cumple la profecía de Pompeyo Márquez: “El Sacudón lo va a dar el pueblo hambriento”

El Cooperante

Pedro Eduardo Leal. – “Aquí va a haber un sacudón, sí, de parte del pueblo que tanta hambre está pasando, Maduro cree que somos tarados los 30 millones de venezolanos”, nos adelantó, a modo de profecía, Pompeyo Márquez desde septiembre de  2014, mes en que los niveles de escasez no eran ni la sombra de los que hoy imperan.

El país, por el contrario, tenía expectativa por la promesa empeñada por el jefe de Estado, Nicolás Maduro Moros, de sacudir la economía, para lo que entonces dio un primer paso: cambiar el gabinete.

Ese viernes, llegamos a su residencia en Cumbres de Curumo, a la 8:30 am, como me había indicado Yajaira, su esposa. Estaba el otrora líder guerrillero terminando de desayunar. Acto seguido, su enfermera giró la silla de rueda y comenzamos la entrevista en la que describió el auge de los saqueos que hoy atraviesa el país.

Márquez, uno de los testigos de la historia contemporánea de Venezuela, aseguró de entrada que el heredero de Chávez en el poder no tiene ninguna capacidad para tomar las correcciones que el país desde entonces clama con urgencia. Es su acérrimo cuestionador por considerar que lo único que ha hecho desde que llegó al poder es burlarse de sus conciudadanos.

Este hombre con postgrado en ser oposición: enfrentó al gobierno de Marcos Pérez Jiménez desde la clandestinidad, y años más tarde, establecida la democracia, emprendió la lucha contra Rómulo Betancourt y Raúl Leoni; advirtió que era necesario que la alternativa democrática, a quien define como “compañeros de lucha”, uniera al país para poder capitalizar en sus filas a ese 80% que sostuvo siguen descontentos con el mandatario que habla con pajaritos

“La oposición no lo está haciendo totalmente bien, y es que no terminan de unificarse. Parece que no terminan de entender que no se trata de salvar a un partido ni a un dirigente político, sino a Venezuela. El país está al borde del abismo, tenemos que evitar que termine de caer. Hay necesidad, voluntad y sentimiento de cambio, es el momento de aprovecharlo, por eso a mis compañeros les digo: Al país hay que unificarlo, la unidad es la clave”, puntualizó con proecupación.

Durante toda la conversación nunca descartó que se produzca en Venezuela un gran estallido social, focalizándose en la hiperinflación que sonaba aquel septiembre como un fenómeno mucho más lejano de como hoy podemos verlo. “Los procesos sociales no pueden ser contenido con leyes ni con nada. Cuando un pueblo se decide a cambiar no lo para nada ni nadie. Salió de Pérez Jiménez con 10 años de dictadura…”, dijo.

 

Comentarios

comentarios