article-thumb
   

¿Se encuentra Nicolás Maduro a punto de un suicidio político que termine sepultando al chavismo?

Danny Leguízamo | 14 enero, 2019

Caracas.- Las dictaduras cometen errores que en el fondo terminan convertidas en un suicidio político. Con la sempiterna asesoría cubana y el respaldo de China y Rusia, Nicolás Maduro ha sabido mantenerse aferrado al poder. A pesar de sus evidentes limitaciones intelectuales. Purgó a muchos chavistas originarios y no le pasó nada. Enfrentó “La Salida” y no pasó nada. Perdió las elecciones parlamentarias, anuló el revocatorio y no pasó nada. También despojó al Parlamento de sus funciones, enfrentó de nuevo a la oposición en la calle en 2017, impuso la ANC, y tampoco pasó nada. Más tarde se reeligió en un proceso electoral fraudulento. Se juramentó ante el TSJ. El Sebin detuvo brevemente a Juan Guaidó. Y ahora llueven malos pronósticos sobre el futuro del régimen. ¿Ya es la hora del suicidio político?

Le puede interesar: ¿Tiene pánico Nicolás Maduro de lo que ocurre a lo interno de la Fuerza Armada?

Juan Guaidó, recién nombrado presidente de la Asamblea Nacional, declara en su discurso de toma de posesión que primero debe ocurrir un cese de la usurpación de la presidencia, luego una transición y por último, elecciones libres. En ese orden. Luego inicia un recorrido por varios sectores del país con los denominados “cabildos”. Convoca a una marcha para el 23 de enero. María Corina Machado se toma una foto con él, a pesar de que la fracción que dirige en la AN, denominada 16 de Julio, le otorgó a Guaidó “un voto condicionado”. De cualquier forma, Guaidó parece que unifica lo que antes lucía escindido por las sucesivas derrotas. Este domingo fue detenido por un grupo de funcionarios del Sebin, provocando el estupor y rechazo del país y de la comunidad internacional. Luego fue liberado. Ahí quedaron las marcas del forcejeo en sus muñecas. Parece que la jugada del Gobierno no salió como fue planificada.

Sí. Planificada. La tesis esgrimida por Jorge Rodríguez para justificar el entuerto es por decir lo menos, ridícula. Y es que tal como alega Jesús Seguías, presidente de la encuestadora Datincorp y analista político, “El Gobierno venezolano sabe que ningún funcionario de menor rango va a atreverse a ponerle las esposas al presidente de la AN sin orden de altos mandos, y deja claro que la lucha interna de poderes está saliéndose de su curso normal y está ahogando a toda la estructura del poder”. 

Luego, Seguías se formula dos preguntas: “¿Es el suicidio de la “revolución”? ¿Estamos al borde de un desenlace?”. Y por último, sentencia: “Los próximos días son cruciales para todos”.

 

Y es que Nicolás Maduro tiene grandes desafíos. Mantener la unidad en la estructura que lo sostiene en el poder; es decir, la Fuerza Armada. Lo demás (TSJ, ANC) terminan siendo personajes secundarios en la comedia dictatorial.  Y evitar que la oposición vuelva a tomar suficiente impulso, pues ya se encuentra apoyada por una parte demasiado importante de la comunidad internacional.  Los militares que le han jurado lealtad más de una docena de veces, en lugar de aclarar, oscurecen. Parece, más bien, un mensaje a los oficiales de rango medio y bajo, donde debe haber mucho descontento por la crisis económica. Una crisis que ha llevado al país a la hecatombe, con hiperinflación de 1,6 millones por ciento y promedios estimados entre 10 y 20 millones por ciento para el 2019, suficiente para pensar que en esta oportunidad, el poder no la tiene fácil.

 

 

Comentarios

comentarios