article-thumb
   

Se filtra plan del ejército en caso de irrespeto a resultados electorales por el Gobierno

Admin

ABC.- En ciertos sectores activistas de la oposición venezolana se ha dado el aviso de una posible reacción militar contra el presidente Nicolás Maduro en el caso de que el Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el chavismo, robe la esperada victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias del próximo domingo, sostienen en un trabajo especial del ABC de España.

Lo que hay en marcha no es un golpe, sino una operación para que el llamado “sector institucional” del Ejército alce por primera vez públicamente la voz y gane adeptos en los cuarteles, obligando así al Gobierno a dar un paso atrás.

“No es algo que vaya a pasar el primer día, será algo en escalada”, afirma una de las personas que se está coordinando para ese escenario.

A medida que, día tras día, crezca la presión popular e internacional, también aumentarían los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que se irían decantando a favor de respetar la voluntad de los ciudadanos que, en ese supuesto, el CNE no habría querido escuchar. La premisa necesaria es que los votantes opositores acudan masivamente a los centros de votación.

La base argumental de esta posición se recoge en el documento “Elecciones y la FANB: la sociedad mide fuerzas con los militares”, elaborado por Orbis Consultores, empresa no involucrada en esos movimientos, pero cuyas conclusiones han sido tenidas en cuenta. El documento señala que el “más crucial” de los objetivos de la oposición el próximo domingo es producir un cambio radical en el ánimo de la FANB.

Una arrolladora votación en favor del cambio puede servir para “estimular la aparición de grupos militares dispuestos a presionar para un reconocimiento” del triunfo opositor. El no reconocimiento de esa victoria debiera llevar, primero, “a la aparición y visibilización de una fracción pro-cambio dentro de los cuarteles, y luego a que esa eventual fracción disponga de la capacidad real de influencia que se necesita para lograr una solución política desprovista de traumas insuperables”.

Escenario de violencia

Existe el riesgo, de todos modos, de que una división en el seno de la FAN derive en un enfrentamiento violento. La cúpula militar se ha acostumbrado de tal forma a ser parte del poder, en lugar de quedarse al margen, como servidores públicos, que parece difícil que vaya a renunciar a su estatus. No es que ante unos resultados cuestionados el Ejército tenga que dirimir entre oficialismo y oposición, sino que como institución forma parte del primero, así que no es juez sino parte.

Además de las posibilidades de autogolpe también se contempla el escenario de que Maduro tenga que designar a un militar como vicepresidente y este le suceda en 2017, cuando tal sucesión podría hacerse de modo constitucional y sin necesidad de acudir a nuevas elecciones hasta que se cubra el mandato de seis años, que concluye en 2019.

Hasta ahora la contestación dentro de las fuerzas armadas apenas ha podido manifestarse, dado el control disciplinario ejercido de modo absoluto por el chavismo, que ha aplicado numerosos castigos y colocado en casi todo el organigrama de mando a personas afines. Implicada en negocios de corrupción y narcotráfico gran parte de la estructura jerárquica, quienes están en desacuerdo con la comunión establecida entre el estamento militar y la revolución chavista han quedado marginados y sin poder contabilizar el alcance del descontento interno.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios