Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Se negoció y entregó la soberanía territorial: somos un país ocupado

Para comienzos de junio, el conflicto de Apure tiene un saldo, que se sepa, de 16 militares fallecidos, más de 6.000 desplazados a Colombia, detenciones arbitrarias, allanamientos ilegales, torturas y tratos crueles, ejecuciones extrajudiciales. Y, además, vivimos en un Estado amputado, sin soberanía territorial.

AP

Caracas/ Por Carlos Canache Mata-. El jurista Hans Kelsen, en su libro “Teoría General del Estado”, define al Estado como “una multitud de hombres que viven sobre una parte de la superficie terrestre claramente delimitada de las restantes, constituyendo una organización de dominio a la que se da el nombre de poder” (*). Por tanto, son tres los elementos constitutivos del Estado: el territorio, el pueblo y el poder (autoridad). La soberanía es una de las propiedades fundamentales del Estado.

Le puede interesar: Apure: Una guerra irregular no se gana con arengas

Como es sabido, en varias regiones del país hay presencia activa de guerrilleros colombianos, vinculados al narcotráfico, que, en algunos casos, tienen el control del territorio de la zona en que se mueven. Se ha denunciado la ocupación de territorios indígenas de varios estados por parte de grupos armados irregulares, se citan Zulia y Apure, en el oeste; Amazonas y Bolívar, en el sur; y Delta Amacuro, Monagas y Anzoátegui, en el este.

El Estado Apure, especialmente, ha sido afectado por el enfrentamiento de la FANB con el Frente Décimo Gentil Duarte, grupo disidente de las FARC, y el enfrentamiento de éste con el otro grupo disidente de las FARC, la autodenominada Segunda o Nueva Marquetalia dirigida por Iván Márquez, enfrentamiento que, en el caso de la región de La Victoria, se debía al propósito de asegurar su control por ser una zona estratégica para el despacho de aviones cargados de drogas y la ejecución de actividades prohibidas que contribuirían al financiamiento de estos grupos.

En el sector La Capilla de ese Estado, el pasado 23 de abril, en el marco de la confrontación existente y como consecuencia del apoyo del régimen chavomadurista al grupo disidente de Márquez, fueron emboscados, secuestrados y tomados como rehenes por el citado Frente Décimo, ocho efectivos militares de las FANB, “a los que se les dijo -según la ONG Fundaredes- que irían a destruir un laboratorio de droga y se encontraron con un contingente de más de 200 guerrilleros que con drones y equipos tecnológicos los minimizaron”.

Las partes en conflicto –FANB y grupo disidente de Gentil Duarte- entran en tregua e inician negociaciones, con participación de la Cruz Roja Internacional, por los militares secuestrados, negociaciones que culminan el 31 de mayo con la entrega de éstos. Ese mismo día, a la medianoche, el Ministerio de Defensa del régimen, emite un comunicado en el que informa que “veníamos llevando a cabo ingentes esfuerzos a fin de lograr la recuperación de los hermanos patriotas, a quienes felizmente ya tenemos con nosotros sanos y salvos”. A esos “ingentes esfuerzos”, se les llamó operación “Águila Centenaria”.

También puede leer: La "seguridad" de los habitantes de zonas fronterizas de Apure quedó en manos de las FARC

Al día siguiente, en una reunión con la Asociación de Prensa Extranjera (APEX), el director de Fundaredes, Javier Tarazona, declaró: “Cuando tú rescatas, implica una acción de búsqueda, una acción de recuperación, porque has ido a buscarlos. No, acá se entregó el territorio venezolano a cambio de la vida y de la libertad de estos ocho efectivos militares”. Es decir, se utilizó uno de los tres elementos del Estado, el territorio, como ficha de canje.

El diario de El Nacional, en su versión digital del 2 de junio, afirma en su editorial:

“Los guerrilleros entregaron a los soldados sanos y salvos…Y, léase bien, los entregaron. Aquí no se puede hablar de rescate, porque previo a su regreso las disidencias de las FARC acordaron con la fuerza armada rojita una tregua. Le pusieron un membrete a la operación, ‘Águila Centenaria’, pero debe haber consistido solamente en mandar unos cuantos vehículos con unos soldados a recoger a los pobres secuestrados. Allí nadie echó un tiro, gracias a Dios. No hubo rutas alternas, mapas estratégicos, ataques sorpresa ni huida peligrosa. Incluso, hay quienes afirman que desde el momento en que se declaró la ‘tregua’ se vieron a los guerrilleros del Frente Décimo ‘celebrar’ en varias poblaciones del lado venezolano. Sus motivos tenían, pues este logro les permitirá seguir sus negocios en Venezuela sin que nadie los perturbe. Se levantaron las alcabalas, así que tienen paso libre; no hay uniformados en la zona que ellos aseguran controlar. Al parecer ni siquiera se les opondrán los integrantes de la Segunda Marquetalia de Iván Márquez, amigos del régimen. Como resultado, el territorio fue dividido entre dos grupos de subversivos, con la diferencia que uno tiene el respaldo madurista”.

Para comienzos de junio, el conflicto de Apure tiene un saldo, que se sepa, de 16 militares fallecidos, más de 6.000 desplazados a Colombia, detenciones arbitrarias, allanamientos ilegales, torturas y tratos crueles, ejecuciones extrajudiciales.

Y, además, vivimos en un Estado amputado, sin soberanía territorial. Somos un país ocupado.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

*Hans Kelsen. “Teoría General del Estado”. Editora Nacional. México D.F. 1959. Pág. 124.



Artículos relacionados

Destacados

Al replicar el comunicado en su cuenta de Twitter, Vladimir Padrino López subrayó que, mientras Faller visita Puerto Carreño, "se realizan ejercicios Tradewinds en...

Deportes

Según la Asociación Uruguaya de Fútbol, el presunto implicado, del cual no se reveló la identidad, regresará a la capital de Montevideo, "donde se...

Nacionales

El mandatario socialista fijó un plazo de 60 días a la comisión para solucionar "el hacinamiento de los centros de detención preventiva del país"

Destacados

El Ejecutivo no ha revelado cifras oficiales acerca de cuántas personas se han vacunado con la primera y segunda dosis de los fármacos disponibles