article-thumb
   

¡Se quedaron cortos! PIB cierra 2015 con caída de -8,2%, según Banco Mundial

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Los pronósticos del Banco Mundial, que en junio de 2015 proyectaban que el Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela cerraría el año en -5,1%, se quedaron cortos. El informe Perspectivas Económicas Mundiales Enero 2016, realizado por este organismo, revela que la economía venezolana cerró el año 2015 en -8,2%, siendo el país latinoamericano con el peor desempeño económico.

La segunda economía de la región con números negativos fue Brasil, cuyo PIB cerró en -3,7%, seguida por Ecuador, que experimentó una leve contracción de -0,6%. El resto de las economías latinoamericanas lograron crecer, aunque experimentando una desaceleración en comparación con 2014. El país con el mayor avance fue Panamá (5,9%), seguido por República Dominicana (5,6%) y en tercer lugar Bolivia (4%).

Venezuela también fue el país que registró el mayor descenso en comparación con la proyección hecha a mitad de año, una vez que el porcentaje del PIB calculado en enero de 2016 fue 3,1% menor a lo esperado, seguido por Ecuador (2,5%) y Brasil (2,4%). Vale recordar que el Banco Central de Venezuela (BCV) no publica datos oficiales sobre PIB e inflación desde hace más de un año.

El nuevo rumbo que tomó Argentina con la elección de Mauricio Macri como presidente influyó en la recuperación que registró la economía de este país durante el segundo semestre, logrando un crecimiento de 1,7%, es decir, 0,6% por encima de lo proyectado en junio. “Se espera que el nuevo Gobierno en Argentina implemente ajustes monetarios y fiscales en 2016, reimpulsando el crecimiento en 2017”, sostiene el informe que a pesar de advertir sobre una desaceleración este año (0,6%), aumenta las perspectivas a 1,9% para 2017 y a 3% para 2018.

La dependencia del comportamiento económico del clima político también juega un papel protagónico en Venezuela, donde el Banco Mundial proyecta escenarios que tienen a alejarse de la crisis, aunque con un avance progresivo más tímido. La recesión continuará durante los próximos dos años pero con una tendencia a la recuperación. Para 2016 estiman que el PIB cierre en -4,8%, mientras que en 2017 podría ubicarse en -1,1%, logrando finalmente en 2018 ascender a 0,0%, rozando la posibilidad de crecimiento.

“La República Bolivariana de Venezuela está en recesión, con una tasas de inflación muy altas. Los controles que restringen la importación de bienes de consumo básico e insumos intermedios han reducido el consumo privado e impedido la producción. La apreciación del dólar estadounidense ha significado una pérdida de competitividad (…) La proyección para Venezuela, con su nueva Asamblea Nacional, asume un cambio muy gradual hacia un entorno macroeconómico más sólido y un ambiente para los negocios más favorable”.

Comentarios

comentarios