article-thumb
   

Se repite la historia: “Dieta electríca” en tiempos electorales

Christhian Colina

Christhian Colina.- Las recientes medidas gubernamentales tendientes a reducir el consumo de energía eléctrico, pueden repercutir negativamente para el Gobierno nacional en los resultados de las elecciones parlamentarias previstas para finales de 2015, tal como sucedió en los comicios realizados el 26 de septiembre de 2010, que permitieron a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) incrementar su base electoral en espacios jamás pensados.

De acuerdo a los resultados finales de las elecciones parlamentarias de 2010, la MUD consiguió aumentar su base con respecto al Referendo por la Enmienda Constitucional celebrado en 2009. En el estado Amazonas la oposición creció 237%, en Anzoátegui 115%, en Lara el 66%, 19% en Guárico y 11% en Zulia. Tales resultados electorales son producto de “la barbarie a la que es sometida la población con los apagones que azotan la provincia venezolana”, aseguró el analista Víctor Poleo.

Por su parte, Alejandro Grisanti en una nota de Barclays Capital, afirmó que “de cara a mejorar la imagen gubernamental” era necesario “prevenir un mayor deterioro de las condiciones que lo afectaron en esas elecciones”.

Crónica de una muerte anunciada

El 12 de enero de 2010, el entonces ministro de Energía Eléctrica, Ángel Rodríguez, informó al país “un plan extraordinario de racionamiento eléctrico”, que consistía en “la suspensión del servicio de energía durante cuatro horas diarias, en bloques interdiarios repartidos por diversos sectores, especialmente en las grandes ciudades”, y así evitar que el Guri alcanzara niveles de agua críticos. Luego de las críticas, el 15 de enero el Gobierno anunció la suspensión de la medida en Caracas y el 10 de junio en el resto del país.

El 26 de septiembre del mismo año, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y la MUD se enfrentarían en las elecciones parlamentarias, proceso que permitió la renovación de los 165 diputados que integran el Poder Legislativo. En tales comicios el sector oficial consiguió 98 escaños y la MUD 67 diputados.

Los resultados electorales permitieron a la oposición capitalizar 5.6 millones de votos, contrario a los 5.4 millones obtenidos por el PSUV y sus aliados. A juicio de algunos analistas políticos, “el incremento de votos que la oposición venezolana experimentó se originó por la crisis eléctrica del 2010.”

Comentarios

comentarios