article-thumb
   

Se rompe el bipartidismo y España toma el camino de Venezuela

Admin

Ana Rodríguez Brazón.- El bipartidismo en España parece que ha llegado su fin y el camino apunta hacia una izquierda que cada día toma terreno basándose en 40 años de “corrupción” y políticas que en nada favorecían al pueblo,  crisis económica y el elevado desempleo, descrito así por Pablo Iglesia, líder del partido Podemos, que en las elecciones   autonómicas y municipales de este sábado, lograron escalar una importante posición que los hace sentirse capaces de ganar en noviembre las legislativas.

Pero, ¿hacia dónde mira esta ruptura del bipartidismo?, la respuesta podría ser  a una realidad a la que le temen muchos españoles:  su país enrumbado en el camino de Venezuela.  La escalada del partido de Iglesias, defensores y creyentes del chavismo y que se hizo con el 25,19% de los votos y 11 concejales
pone a temblar a quienes conocen de cerca el llamado “fenómeno Podemos” pues siendo asesores del fallecido Hugo Chávez, su discurso va centrado en un socialismo para España, que borre la discriminación, las élites y el marcado sistema monárquico.

Resultados de elecciones municipales

Aunque muchos españoles aún no caen en cuenta de lo que pudiera significar el acelerado avance de Podemos, Iglesias trabaja para que su organización gane terreno en las legislativas de noviembre donde se renovará el parlamento.

La similitud entre ambos países, aunque lejanos por cuestiones geográficas, son evidentes en materia de política. Con la llegada de Hugo Chávez en 1998, el discurso era similar: corrupción, desempleo y  bipartidismo que por 40 años mantuvo gobernada a Venezuela. 

Con la misma bandera parece que Iglesias quiere penetrar en la España de la monarquía  y de las corridas de toros. Pero este camino no es solo ideológico. Al romper la alternancia de solo dos partidos, 16 años después el país latinoamericano está sumido en la escasez, desabastecimiento, una delincuencia desatada y una crisis de la que al parecer no saldrá pronto. ¿Camina España hacia este modelo?

Según agencias internacionales, el escenario español se abre de tal manera que los pactos entre partidos están servidos en la mesa, algo que es poco habitual en la política de ese país.

La izquierda parece penetrar lentamente y los resultados de esta elección  derrumbaron al gobernante Partido Popular de centroderecha, dando un fuerte golpe a Mariano Rajoy e impidiendo sus deseos de continuidad.

Aunque la mayoría absoluta no fue conquistada por los factores de izquierda,  la revolución de Podemos ya tocó a Madrid y Barcelona, importante ciudades españolas. Pablo Iglesias aseguró  que su partido está en posición de disputar la victoria en las próximas elecciones generales y ha señalado que tienen la “mano tendida” para negociar con cualquier fuerza siempre que se dé un giro de 180 grados a las políticas de recortes.

Comentarios

comentarios