article-thumb
   

¿Se tambalea el régimen de Nicolás Maduro con la sentencia del TSJ en el exilio?

El Cooperante | 17 agosto, 2018

Caracas.- Ya está hecho: Nicolás Maduro fue encontrado culpable por el TSJ en el exilio de delitos de corrupción. Quienes advirtieron que un sector de la oposición estaba conspirando para detener el juicio, demostraron haberse equivocado otra vez. Pero en cuanto a la eficacia del juicio -el asunto más discutido en la disidencia- es demasiado obvio y certero que la sentencia no será ejecutada en Venezuela. Pero hay matices. Y de los matices, aducen fuentes ligadas a los magistrados en el exilio- dependen los cambios en el largo plazo, pues la idea de la sentencia es empujar a la comunidad internacional con el objeto de incrementar las sanciones contra el régimen de Maduro, el cual ya ha sido calificado por algunos dirigentes opositores como “de facto”, sin legitimidad de origen y desempeño, luego de un proceso electoral duramente cuestionado dentro y fuera de Venezuela.

Lea también: TSJ en el exilio sentenció a Nicolás Maduro a 18 años y 3 meses de cárcel por corrupción

Y es que Nicolás Maduro sigue sosteniéndose en el poder con el respaldo de las armas. Se desprofesionalizó a la Fanb con una agresiva politización, al tiempo que la disidencia en la institución castrense ha sido objeto de purga, igual que dirigentes del ala civil que resultaron incómodos para Maduro, como Rafal Ramírez, por citar el caso más emblemático. (Rafael Ramírez, Miguel Rodríguez Torres, Giordani). Ahora bien ¿afecta realmente esta sentencia a Maduro? A nivel internacional, hasta ahora no ha tenido ninguna respuesta. El TSJ en el exilio cree que cuando el chavismo abandone el poder, las decisiones serán ejecutadas por cuanto no prescriben.

Sin embargo, como ya dijimos es poco probable que el fallo tenga algún efecto práctico en el corto plazo, puesto que el Tribunal Supremo de Justicia  -de tendencia chavista- ha rechazado todos los actos, decretos y documentos aprobados por la Asamblea Nacional se encuentra en “desacato” (sic) luego de juramentar a los diputados electos de Amazonas el 6 de diciembre cuyos resultados en ese estado fueron impugnados por el PSUV.

El pasado miércoles, los magistrados del TSJ en el exilio  condenaron el miércoles al presidente Nicolás Maduro a poco más de 18 años de cárcel por supuestos hechos de corrupción vinculados a la compañía brasileña Odebrecht, en un juicio que se realizó en Bogotá. El “Tribunal Supremo en el exilio” había declarado en abril que existía mérito suficiente para enjuiciar al mandatario venezolano por la presunta comisión de los “delitos de corrupción propia y legitimación de capitales”, una acción que fue promovida por la fiscal general de la República destituida por la ANC, Luisa Ortega Díaz, y aprobada por la Asamblea Nacional.


“Se condena a Nicolás Maduro a 18 años y tres meses de prisión por corrupción en el caso Odebrecht. Debe pagar multa de $25 millones (25 millones de dólares) por corrupción propia y reintegrar al Estado venezolano $35 mil millones (35.000 millones de dólares) por legitimación de capitales”, escribió la corte en su cuenta @TSJ_Legitimo de la red social Twitter.

Justamente sobre este aspecto,  el abogado José Hernández dijo que el deber de restaurar el orden democrático del país no dependía de la sentencia del TSJ en el exilio. “Es importante aclarar: 1) en el deber ser, es el @TSJ_Legitimo (no la AN) quien debe ejecutar ese fallo; 2) la ilegitimidad del régimen y el deber de restaurar el orden democrático no dependen de esa decisión”, expuso en su cuenta de Twitter.

También puede leer: Barboza tras decisión del TSJ en el exilio: “El problema no es tomar decisiones, sino ejecutarlas”

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Omar Barboza, señaló que “el problema no es tomar decisiones por tomarlas, el problema es si podemos ejecutarlas o no“.

Mientras tanto, como ya lo hemos dicho en El Cooperante sectores tradicionalmente radicales de la oposición exigen de manera permanente a la Asamblea Nacional -a través de mensajes difundidos en las redes sociales- que acaten todas las decisiones emanadas del TSJ exiliado y se pronuncien sobre esta en específico, pues de no hacerlo, estarían “demostrando” que se han “arrodillado” frente al dictatorial régimen de Maduro, desatando una penosa cacería de brujas a través del Twitter contra la dirigencia opositora, que ya ha sufrido diversas escisiones, siendo la más emblemática la salida del histórico partido socialdemócrata Acción Democrática de la MUD.

Y como consecuencia de lo anterior, todos los reflectores apuntarán hacia la Asamblea Nacional. ¿Se atreverán a designar un Gobierno paralelo? 

Comentarios

comentarios