Connect with us

La Lupa

Sector automotriz venezolano va sin frenos y en bajada

Según Favenpa, el 53% del parque automotor venezolano fue fabricado en 2006, lo que significa que unos 2 millones 161 mil 340 vehículos tienen un tiempo de uso de 15 años

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- El declive del sector automotor y autopartes va sin freno. Distintos representantes de fabricantes lamentan que no existan políticas que beneficien la producción y comercialización de su inventario, sino todo lo contrario. En 2020 la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Autopartes (Favenpa) fabricó 107 automóviles -pese a la pandemia-, pero en lo que va de 2021, la cifra se ha reducido a tan solo un vehículo ensamblado.

Lea también: Cese de expropiaciones, seguridad y reactivación crediticia pide Fedecámaras a la Comisión de Diálogo

La crisis económica que golpea a Venezuela desde hace casi una década no tiene precedentes. Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) este 2021 se espera una caída del PIB del 10%. Desde que Nicolás Maduro llegó al poder, el PIB ha disminuido 83,5% de su tamaño, al pasar de 258 993 millones de dólares -2013- a 42 530 millones de dólares.

La desaparición del crédito bancario, paralización industrial y la pérdida del poder adquisitivo del venezolano han afectado directamente a los fabricantes nacionales de autopartes, cuyo principal mercado son las ensambladoras. Obstáculos que no pudo combatir el llamado "Motor Automotriz" que anunció Nicolás Maduro en marzo de 2019, tras la aprobación del Fondo Rotatorio por 20 millones de euros, un plan de incentivos fiscales y la reestructuración de la Corporación Socialista del Sector Automotor C.A. (Corsoauto).

En ese entonces, el mandatario socialista prometió que "el financiamiento garantizaría el acceso a los kits o combos para el ensamblaje, provenientes desde el exterior, compuestos por: motor, tren delantero, piezas y otros elementos necesarios para el engranaje total".

El Cooperante contactó a diversos representantes del sector de autopartes para conocer los niveles de producción en los que se encuentran estas empresas. Tres fuentes consultadas coincidieron en que se han visto gravemente afectados por las importaciones, la crisis de combustible y los impuestos.

Advertisement

La Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra) tiene un grupo de importadores que representa a más de 20 marcas y se encarga de la importación de productos y autopartes que no se producen en el país, principalmente bujías, pastillas de frenos y alternadores. El presidente de Canidra, Roger Flores explicó que debido a la pandemia por COVID-19, la producción ha disminuido considerablemente y no solo en Venezuela, sino en todo el mundo.

"Manejamos importaciones de marcas y fábricas a nivel mundial, no todas están produciendo por las medidas de bioseguridad contra la COVID-19, estimamos que Europa está produciendo solo el 40%, lo mismo pasa en Estados Unidos. Además, los fletes internacionales han subido de manera abrupta durante los últimos 90 días porque las navieras han restringido sus cupos de navegación. Los niveles de producción a nivel mundial, en general, son muy mínimos", dijo vía telefónica.

Y por supuesto, Venezuela no escapa de esta realidad. Las empresas que forman parte de Canidra están en cola para adquirir los productos, deben esperar el tiempo de despacho y cubrir los costos de importación, entre otros.

Flores precisó que un flete de Alemania a Venezuela cuesta hasta 15 000 euros y antes costaba entre 3 500 y 4 000 euros -hasta diciembre de 2020-. Mientras que el despacho de los productos puede tardar hasta 120 días, cuando antes se tardaba solo 45 días.

"Todo el proceso logístico a Venezuela se ha complicado, si la mercancía proviene de Europa o Asia y llega al puerto de Panamá o Jamaica pasará a un barco más pequeño y esto atrasará el camino. Si tenemos un poco de suerte, puede venir en un barco directo, pero pasa poco", lamentó.

Advertisement

El cliente es el más afectado

En palabras de Flores no es posible determinar cuánto ha perdido el sector en términos económicos durante los últimos años, ya que depende del producto y de otros factores como la inversión, pero aseveró que antes la demanda "era mucho mayor" y que, por ejemplo, hace unos años para esta fecha, las empresas tenían el stock para cubrir la demanda de cepillos o limpiaparabrisas, pero hoy en su mayoría, solo tienen 20% del stock.

Una de las amenazas latentes del sector son el "puerta a puerta", que no duda en calificar de "contrabando".

"El tema del contrabando o puerta a puerta nos afecta directamente porque el consumidor final busca resolver el problema que tiene en el momento y prefiere comprar los productos a precios más bajos. Pero no está comprando calidad, lo que a la larga, afecta su seguridad", reprochó.

"No es lo mismo un importador formal que tiene años constituido que paga impuestos y cumple con sus obligaciones a este tipo de comercios que no generan ningún tipo de impuestos, no paga Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) y vende a través de Instagram. Estos comercios no invierten en logística, publicidad ni comisiones, solo publican en su WhatsApp o redes sociales y ocasiona un problema al consumidor final que es quien adquiere productos a menor precio, pero de baja calidad, están expuestos a accidentes de tránsito porque unas pastillas de freno que deberían durar 25 mil kilómetros, solo duran 500 kilómetros".

Grave daño hacen las importaciones de autopartes que no pagan impuestos

Debido a la llegada de la COVID-19 a Venezuela, el gobierno paralizó las actividades de casi todos los sectores para contener el virus en marzo de 2020. Los fabricantes de productos automotores no fueron la excepción. Tras la flexibilización de la cuarentena, no obstante, lograron ensamblar 107 vehículos.

Advertisement

En 2021 la realidad es otra: solo han ensamblado 1 vehículo y no tienen esperanzas de que esto mejore, dice el presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos De Productos Automotores (Favenpa), Omar Bautista.

"No ha sido fácil adaptarnos al esquema 7*7, no es posible trabajar como es debido y este año las empresas no se han reactivado totalmente, además, uno de los principales factores es que el mercado nacional está inundado de repuestos importados que no pagan impuestos", recalcó.

Para Bautista es importante reconocer que el consumo no solo se ha reducido por la pandemia ni por la crisis de combustible que ha disminuido la circulación de vehículos, sino también por la gran cantidad de repuestos importados, que genera que se reduzcan las ventas y caiga la producción.

En promedio el sector de fabricantes de autopartes está trabajando al 15% de su capacidad productiva. Para que el sector se mantenga activo, en el país se deben fabricar 100 000 vehículos al año. Los alarmantes reportes que dan hoy las ensambladoras ni siquiera se comparan con el año 1962, cuando arrancaron operaciones. En ese entonces, comenzaron produciendo 10 000 vehículos.

Como solución a esta problemática, Bautista solicitó a la administración de Nicolás Maduro excluir los 55 códigos arancelarios correspondientes a autopartes producidas en el país, del apéndice II del Decreto 4.619, publicado en la Gaceta Oficial N° 6.625 Extraordinario el 1 de junio de 2021, que exonera los Impuestos de Importación, el IVA y la Tasa por Determinación del Régimen Aduanero. Además, estimó que se debe eliminar otros 7 códigos arancelarios correspondientes a autopartes producidas en el país, de la Resolución N° 011-2021 del Ministerio del Poder Popular de Economía, Finanzas y Comercio Exterior, publicada en Gaceta Oficial N° 42.143 el 7 de junio de 2021, que los somete al régimen de contingentes arancelario, para ser exonerados o desgravados total o parcialmente del Impuesto de importación, IVA y Tasa por Determinación del Régimen Aduanero.

Advertisement

Intentan sobrevivir

Debido a la grave situación, los empleados y los empresarios mantienen los equipos y la maquinaría en buen estado, intentan fabricar productos de otros sectores como el ferretero, metalmecánico o el sector eléctrico, dependiendo de la demanda, explicó el máximo representante de Favenpa.

"Hay empresas que solo atendían el ensamblaje de vehículos, empresas exclusivas y estas se han visto gravemente afectadas, pero hay empresas de autorradio, de fabricación de asientos, fabricantes de eje diferenciales y diferentes productos que intentan sobrevivir a esta situación. Pero no todas las empresas pueden atender a los otros sectores", acotó.

Pese a esto, Bautista identificó las autopartes que más demanda tienen: las de rápido movimiento, que tienen mayor consumo porque tienen un mayor desgaste como es el caso de aceite de filtros, aceites de aire, material de fricción -pastillas de frenos, baterías, neumáticos, amortiguadores, radiadores-.

Hace 10 años, a la cámara pertenecían 100 empresas, hoy solo forman parte de Favenpa, 60 empresas fabricantes de autopartes.

El sector está destruido

El Ministerio de Industrias y Producción Nacional autorizó la importación de vehículos sin fines comerciales a personas naturales y jurídicas, de acuerdo con el decreto publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.454 del 29 de abril de 2019. La medida aplica para automóviles nuevos y usados de hasta cinco años contados a partir de su fabricación, de cualquier marca y modelo, debidamente homologados por la autoridad competente en materia de tránsito y transporte terrestre; de transporte de mercancías y tractores.

Advertisement

Sin embargo, no existen cifras oficiales sobre el número de automóviles que han llegado al país bajo esta modalidad durante los últimos años, ni de cuántos han sido registrados por el Instituto Nacional de Tránsito Terrestre (INTT). Pero es precisamente esta medida la que ha sido determinante en la destrucción del sector automotriz, declaró un miembro de la Cámara Venezolana de la industria Automotriz (Cavenez).

"Saber la cantidad exacta de la demanda de autos es prácticamente imposible en la Venezuela de hoy, como sabes, gracias a la providencia 013 del Ministerio de Industrias que permite la importación de vehículos a personas naturales y jurídicas, sin fines comerciales, -entre paréntesis- porque todos los venden, puedes traer un carro usado, solo pagando impuestos y no exigen mayor documentación aparte de una homologación de tránsito", expresó la fuente, que pidió su nombre bajo reserva.

Asimismo, destacó que Cavenez no tiene presidente en este momento y condenó que el sector automotor esté completamente destruido. Cavenez regularmente ofrecía estadísticas sobre el sector, pero la página web tiene varios meses inactiva porque perdieron el dominio web.



Tendencias