article-thumb
   

Senadores estadounidenses instan a la Unión Europea a sancionar económicamente a Maduro

Keysarith Carruyo | 8 agosto, 2019

Caracas.- El senador estadounidense por el Partido Republicano, Marco Rubio, le pidió este jueves a la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Maria Mogherini, a que presione al régimen de Nicolás Maduro con sanciones económicas y restricciones diplomáticas como lo ha hecho EE. UU. y Canadá.

Le puede interesar: La madre del sospechoso de tiroteo en Texas alertó a la policía de que tenía armas

“Junto al senador Jim Risch y otros colegas del senado, le enviamos una carta a Federica Mogherini instándole a que alinee las sanciones de la Unión Europea con las de EE. UU. y Canadá en respuesta a la represión del régimen de Maduro contra el pueblo de Venezuela”, escribió Rubio, en su cuenta oficial de Twitter, haciendo énfasis en un cambio de Gobierno en el país caribeño.









 

La carta, emitida por la Administración de Donald Trump, precisa el empeoramiento de la represión política y la crisis económica y humanitaria en Venezuela.

A continuación, el texto íntegro de la carta:

Su excelencia:

Escribimos para expresar nuestra grave preocupación por la situación en Venezuela, donde la creciente represión del régimen de Maduro está alimentando una crisis humanitaria cada vez más profunda. Instamos a la Unión Europea a alinear su régimen de sanciones con el de Estados Unidos y Canadá para dejar en claro a Maduro y sus cómplices que deben permitir la restauración del orden democrático en Venezuela.

Apreciamos los esfuerzos de la Unión Europea para buscar una solución pacífica al empeoramiento de la crisis política y humanitaria en Venezuela, así como la decisión de muchos estados miembros de la UE de reconocer al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela. Las sanciones anteriores de la Unión Europea a más de una docena de funcionarios venezolanos involucrados en abusos contra los derechos humanos y socavando la democracia fueron una señal importante, pero creemos que la crisis contínua merece una presión inmediata y creciente de los líderes democráticos en Europa.

El régimen de Maduro ha intensificado sus ataques sistemáticos contra la Asamblea Nacional, la única institución democrática restante de Venezuela, incluida la persecución de casi dos docenas de diputados elegidos democráticamente. Además, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó recientemente un informe que confirma el testimonio de organizaciones locales de derechos humanos, como el Foro Penal Venezolano y el Observatorio Venezolano de la Violencia, que detalla el alcance de la participación del régimen de Maduro en violaciones graves de los derechos humanos, el uso de la tortura contra presos políticos, y aproximadamente 7,000 ejecuciones extrajudiciales.

Del mismo modo, las políticas económicas del régimen de Maduro y la incapacidad de abordar una crisis humanitaria aguda han empeorado las condiciones de vida de los venezolanos y están alimentando una crisis regional de refugiados. Además, las organizaciones terroristas, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), están expandiendo sus actividades en Venezuela con consecuencias crecientes para la estabilidad regional.

Estas dinámicas profundamente perturbadoras impiden que el Grupo de contacto internacional liderado por la UE logre sus objetivos de establecer las condiciones necesarias para un proceso electoral creíble dentro del plazo más temprano posible y permitir la entrega urgente de asistencia de acuerdo con los principios humanitarios internacionales.

Estados Unidos y Canadá han respondido a este conflicto cada vez más profundo imponiendo sanciones financieras y diplomáticas a más de 200 funcionarios del régimen de Maduro, así como a varias instituciones venezolanas directamente responsables de violaciones de derechos humanos y corrupción generalizada. Washington y Ottawa también han dejado en claro que se pueden eliminar las sanciones a las personas que toman medidas concretas y significativas para restablecer el orden democrático en Venezuela.

Instamos firmemente a la UE a alinear sus medidas restrictivas contra las personas venezolanas con las impuestas por los Estados Unidos y Canadá. Hacerlo enviaría un poderoso mensaje a Maduro y sus cómplices de que no prevalecerán, y que es hora de que se retiren como obstáculos para la restauración de la democracia en Venezuela.

Comentarios

comentarios