Connect with us

La Lupa

Ser un "vecino amistoso" de Estados Unidos podría enriquecer a cualquier país

Costa Rica se está convirtiendo en "el Silicon Valley" de Latinoamérica gracias a la infraestructura que ha construido para fabricar chips y venderlos a Estados Unidos. En Panamá han seguido ese mismo camino y México servirá de apoyo para ambos países. Dos leyes impulsadas por Estados Unidos han contribuido a financiar no solo millares de empleos en países de América Latina, sino lo que podría ser el futuro de esos países

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía. Costa Rica ya no es solamente conocido como un destino turístico ecológico, sino que empieza a categorizarse como el Silicon Valley de América Latina, gracias a la gigantesca infraestructura que ha desarrollado para fabricar chips, ese aliado imprescindible de la tecnología que había estado, hasta no hace mucho, en manos de fabricantes chinos. Una oportunidad de crecimiento solo restringida a aquellos países que Estados Unidos denomina como "amistosos" y a los cuales ha comenzado a brindarles auxilio financiero.

Lea también: Sanciones económicas: cuando la política y los ciudadanos pierden

La llamada Ley de Chips y Ciencia, impulsada por el parlamento norteamericano, ya ha subsidiado miles de millones de dólares a quienes han construido fábricas de chips en suelo estadounidense y ha brindado también financiamiento otros países de los cuales, hasta ahora, se han beneficiado Costa Rica y Panamá, mientras República Dominicana está en la lista de próximos beneficiados.

"Bienvenidos a Costa Rica", fue el saludo del presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, a una delegación de Estados Unidos encabezada nada menos que por la Secretaría de Comercio, Gina Raimondo y Laura Richardson, la general de cuatro estrellas que está al frente del Comando Sur. Una visita diseñada para ver de cerca parte del gigantesco esfuerzo que está llevando a cabo Costa Rica y empresas estadounidenses, como INtel, por reducir la dependencia en microchips de China, ya que más del 40 % de los chips que usa el Departamento de Defensa de Estados Unidos dependen de los proveedores chinos. El presidente Rodrigo Chaves ha prometido incentivos fiscales, reformas regulatorias y una red operada con el 99 por ciento de energías renovables para expandir la industria. 

En febrero de este año, la empresa Intel anunció que su planta de Costa Rica ya representa 50 % de la producción de chips a nivel mundial y ahora busca que países como México ayuden a la empresa a suministrar materia prima, fabricante de semiconductores cuenta con 15 plantas a nivel mundial, pero Costa Rica es de su máximo interés por la ubicación geográfica. Y allí instaló una fábrica con 26,000 metros cuadrados para ensamblaje y 17,000 de laboratorio de prueba.

Tan interesado está el gobierno de Costa Rica en seguir este rumbo, que hace poco lanzó una Feria de empleo vinculado a Ciencias de la Computación y anunció asimismo que la compañía farmacéutica Gutis está construyendo una planta de última generación donde integrará inteligencia artificial y automatización. 

Advertisement




Tendencias