article-thumb
   

Sergio Rivero, el militar con un pasado oscuro que Maduro designó para comandar la GN 

El Cooperante | 20 junio, 2017

Caracas, 20 de junio.-  Este martes, el presidente Nicolás Maduro, anunció la designación del mayor general Sergio Rivero Marcano para dirigir la comandancia de la Guardia Nacional (GN),  haciendo oficial la salida de Antonio Benavides Torres. 

Según revela Poderopedia, el alto funcionario fue General de Brigada de la GN, fue vinculado en 2005 a la “masacre del barrio Kennedy”. Esa vez, se presentó un caso de exceso policial ocurrido en el barrio caraqueño la noche del 27 de noviembre de ese año, donde resultaron muertos tres estudiantes universitarios y tres heridos.

Lea también: Pedro Carreño, el “roba cantinas” de la FAN que tiene asediada a Ortega Díaz en el TSJ





Entonces, un criminal apodado como “El Deivys” había asesinado a un agente de la Dirección de Inteligencia Militar, por ello, funcionarios de ese organismo allanaron residencias del sector. Seis estudiantes de la Universidad Santa María (USM) a bordo de un vehículo ingresaron a la zona y se se encontraron con el grupo armado, el cual no estaba identificado.

A los jóvenes se les ordenó bajarse del móvil, sin embargo estos hicieron caso omiso y en respuesta, recibieron una ráfaga de disparos.

Luego en 2012  fue designado como comandante de la Guardia del Pueblo por el entonces ministro de Defensa, Henry Rangel Silva. También ha sido jefe de operaciones de la GN y  jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral Oriental (Redior).

Le puede interesar: Estos son los nuevos militares que incluyó Maduro tras “sacudón” en su tren ministerial

Fue incluido en la lista del senador Marco Rubio para ser sancionado por los Estados Unidos de América (EUA) por estar incurso en delitos relacionados con la violación de los Derechos Humanos en Venezuela.

A finales de mayo, el general de división desestimó que el estudiante César Pereira, fuese asesinado por un policía de Anzoátegui, puesto que el video viralizado en las redes sociales sobre el crimen, estaba, según él, editado y por ello no era prueba  fehaciente.

Comentarios

comentarios