article-thumb
   

“Sería infantilismo”: Almagro negó que respalde una intervención militar en Venezuela

Luis De Jesús | 16 septiembre, 2018

Caracas/Foto de portada: AFP.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, negó este domingo que haya respaldado la posible intervención militar en Venezuela para enfrentar al Gobierno de Nicolás Maduro, como se hizo público luego de su visita a la frontera colombo-venezolana.

Lea también: José Mujica: Crisis de Venezuela no es culpa de Maduro, sino de la debacle petrolera

A través de un video publicado en su cuenta en Twitter, Almagro afirmó que sus palabras fueron mal interpretadas. “No es cierto. Luego de todos estos años de defensa a los principios democráticos y de derechos humanos, sería un infantilismo de mi parte entrar en esa provocación y preocuparme de esas interpretaciones”, expresó el funcionario.

Sumó que dijo muy claramente que siempre se debe agotar el camino de las acciones diplomáticas “y que debemos dejar todas las opciones abiertas, que no debe descartarse ninguna opción”. Almagro resaltó que el mensaje no es de violencia, sino para detenerla, puesto que las acciones están dirigidas a hacerlo posible en el marco del Sistema Interamericano de Protección a la Democracia y los Derechos Humanos, así como el Derecho Internacional Público.

“Todos los países son conscientes del desastre humanitario que vive Venezuela. Todos, en mayor o menos medida, han ofrecido ayuda humanitaria, todos hemos ofrecido cuanto está a nuestro alcance en materia de medicinas y alimentos para paliar esa grave situación. Todos hemos sido rechazados por un régimen dictatorial que es tan inmoral que por primera vez en la historia de un país en crisis humanitaria rechaza la ayuda con la que se puede salvar a su pueblo del sufrimiento y de la muerte”, expresó.


“En cuanto a intervención militar para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, creo que no debemos descartar ninguna opción porque definitivamente, el régimen lo que está perpetrando en materia de crímenes de lesa humanidad contra su población, en violación de derechos humanos, en sufrimiento de la gente, en el éxodo inducido que está impulsando, hace que las acciones diplomáticas estén en primer lugar, pero no debemos descargar ninguna acción”, fueron las palabras de Almagro en una rueda de prensa que dio en el lado colombiano del puente binacional Simón Bolívar, a pocos metros de la línea fronteriza con Venezuela.

Luego de las polémicas declaraciones, la vicepresidenta de la República, Delcy Eloína Rodríguez, indicó que Venezuela denunciará a ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otras internacionales a Almagro, quien, aseguró Rodríguez, de forma “vulgar y grotesca” ostenta su cargo para “promover” la intervención militar en Venezuela y “atentar” contra la paz de América Latina y el Caribe.

Rodríguez expresó a través de su cuenta en Twitter que Almagro pretende “revivir los peores expedientes de intervención militar imperialistas en nuestra región, cuya estabilidad estaría seriamente amenazada por la demencial actuación de quien usurpa de forma desviada y abusiva la secretaría general de la OEA”.

En un comunicado, el Grupo de Lima rechazó en un comunicado conjunto una eventual intervención militar en Venezuela. Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, expresaron su preocupación ante cualquier curso de acción o declaración “que implique una intervención militar o el ejercicio de la violencia, la amenaza o el uso de la fuerza” en el país petrolero.

El documento señala que las naciones reafirman su compromiso para contribuir a la restauración de la democracia en Venezuela y a la superación de la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país, a través de una salida pacífica y negociada.

Asimismo, el Grupo de Lima instó al Gobierno de Nicolás Maduro “poner fin” a la violación de los derechos humanos, la liberación de los presos políticos, respetar la autonomía de los poderes del Estado y asumir su responsabilidad por la grave crisis que hoy vive Venezuela.

Comentarios

comentarios