article-thumb
   

Sin diálisis ni medicamentos: Las cifras rojas de pacientes renales y trasplantados

El Cooperante

Caracas, 7  de febrero.- Los trasplantados renales iniciaron 2018 con el temor, cada vez más latente, de perder sus órganos y morir, debido a la crítica escasez de medicamentos que les permiten llevar una vida con normalidad. Ya en 2017 se veían los estragos de la crisis hospitalaria y de fármacos que atraviesa Venezuela. Para julio del pasado año, de seis medicamentos primordiales para los trasplantados, solo había disponibilidad de dos en todo el país.

Lea también: ¡Crisis! Trasplantados toman medicinas para animales para no perder el riñón





Debido a que los órganos trasplantados son ajenos al cuerpo del receptor, los pacientes deben medicarse de por vida para evitar que el cuerpo los rechace y prevenir así, una muerte prematura. Es entonces cuando se genera la problemática, puesto que los fármacos que ayudan a al organismo a sobrevivir con el nuevo órgano, no están siendo despachados por el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS), el único ente estatal autorizado para proveerlos, y adquirirlos en farmacias privadas, cuando hay, es un todo lujo.

En cifras

Como consecuencia, en 2017, cinco pacientes trasplantados renales murieron, 20 perdieron el órgano y otros cinco infantes trasplantados de hígado, estuvieron en situación crítica, según reportó la organización no gubernamental, Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida). Entre los fallecidos, está Belkis Solórzano, una trasplantada renal que perdió el órgano luego de tres meses sin recibir tratamiento. La historia de esta criolla traspasó las fronteras, debido al irónico destino que tuvo que enfrentar después de enviar un desesperado mensaje a las autoridades venezolanas pidiendo ayuda.

Piensen que también les puede pasar, que pueden ser pacientes renales, en el día a día de nosotros que luchamos por un medicamento y que muchos pacientes han perdido su riñón. Nos están quitando si no nos dan los medicamentos”, dijo Belkis el 12 de noviembre en el que sería, sin saberlo, su último mensaje. Pocas horas después de difundirse su llamado, la trasplantada hacía 13 años, murió en el mismo sofá desde donde contó su historia.


Lamentablemente para Belkis, y para los más de 3.500 trasplantados que hay en Venezuela, su testimonio no contribuyó a mejorar la situación, contrariamente, desde entonces ha empeorado notoriamente. Pese a que Carlos Rotondaro, presidente del IVSS durante 10 años, fue removido y sustituido por Luis López Chadaje, también ministro de Salud, el año empezó con cifras críticas, y es que al menos tres pacientes del Hospital Universitario de Caracas, perdieron sus riñones en los primeros 20 días de enero, y otros 18 internados en el mencionado centro de salud, estaban presentando rechazo del órgano.

Le puede interesar: Escasez de inmunosupresores agobia la vida de 700 pacientes trasplantados en Caracas

Para quienes por meses, e incluso años, estuvieron en lista de espera para recibir un órgano, las posibilidades de perderlo en cualquier momento, son críticamente altas. Fue en noviembre de 2017, cuando el IVSS informó sobre la llegada y posterior distribución algunos inmunosupresores, sin embargo, para mediados de diciembre, Francisco Valencia, director de Codevida, alertó que no había un solo suministro en todo el país.

Desde entonces, los pacientes trasplantados no han recibido tratamiento por parte del ente estatal, a excepción de 350.000 tabletas de Tacrolimus que arribaron al país en enero y que según refirieron los médicos del Universitario, no se ingiere solo, sino que requiere el complemento de otros medicamentos inexistentes en territorio nacional.

Un paciente que toma este fármaco, dijo Efecto Cocuyo, que invirtió 1.550.000 bolívares por una caja de 50 pastillas de ácido micofenólico, complemento del Tacrolimus, sin embargo, sebe tomarse dos cajas y medias cada mes. Aunado a esto, el trasplantado aseguró que no recibió ni una dosis del Tacrolimus importado por el Gobierno, y que estaba utilizando unas donadas por una amiga también trasplantada. A la fecha, Codevida alertó que 30 pacientes trasplantados en todo el país, están en riesgo de perder el injerto, 20 lo perdieron en dos meses y cinco han muerto.

Los dializados

Para los dializados, la situación no es mejor. Hasta junio pasado, los 16.000 pacientes con insuficiencia renal que se registran en Venezuela, contaban con los servicios de diálisis subsidiada por el Estado en 134 centros a escala nacional, una cantidad precaria según alertaron para entonces los especialistas, no obstante, según el diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Manuel Olivares, en la última semana de enero de este año, 32 unidades de diálisis cesaron sus funciones por la falta de insumos requeridos para aplicar los tratamientos y al bajo monto (Bs. 40 mil) que paga el Seguro Social por cada paciente.

Lea además: Por escasez de insumos: Murieron dos pacientes renales en el Zulia en 24 horas

Ante la crítica situación, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó 12 millones 385 mil euros para la importación de medicamentos e insumos para la realización de diálisis. En días pasados, el presidente del IVSS, anunció el arribo de 15 mil 096 dializadores, que serían distribuidos en todas las unidades nefrológicas del país, sin embargo, según el representante de Codevida, el suministro apenas alcanza para un día de tratamiento, por lo que alertó que “si esta semana no se toman los correctivos inmediatos lamentablemente morirán más personas”. Por su parte, Olivares acotó que Zulia, Cojedes y Lara, son los estados más afectados.

Los pacientes claman

Ante una crisis cada vez más evidente e insostenible, los pacientes renales, trasplantados y otros con enfermedades crónicas, ha realizado protestas en las adyacencias de las diversas sedes del IVSS a escala nacional. El pasado viernes, dializados protestaron en Barquisimeto para exigir al Gobierno que permita el ingreso de ayuda humanitaria, sin embargo, con disparos y amenazas, fueron atacados.

Le puede interesar: Disparan y amenazan a pacientes renales en Barquisimeto por exigir tratamientos

Pese a esto, las manifestaciones de los pacientes crónicos no ha cesado. Este jueves, en la plaza Alfredo Sadel, se llevará a cabo una concentración para exigir al Ejecutivo que responda por las vidas en riesgo de los más de 300 mil venezolanos que urgen por medicamentos vitales.

Comentarios

comentarios