article-thumb
   

Sin pollo, carne ni CLAP: Zonas rurales sobreviven a la crisis gracias a las siembras

El Cooperante | 28 diciembre, 2018

Caracas.- Los habitantes del pueblo La Palmita, ubicado a unos 45 minutos en vehículo desde Boconó, Trujillo, sobreviven a los embates de la crisis gracias a los pequeños huertos que muchos han sembrado en los patios de sus casas.

Lea también: Venezuela padece de violencia: 23,047 venezolanos murieron en hechos violentos en 2018

“No creo que esto mejore, nos estamos hundiendo en el abismo”, dijo Dulce María , dueña de una posada que cerró este año por falta de turistas, a ABC. “Solo abro el restaurante cuando hay reservas anticipadas”, contó la madre de dos hijos que migraron a Colombia para ayudarla económicamente.

Vecinos de Dulce María admiten sobrevivir gracias a los frutos de sus cosechas y es que, desde hace meses que no comen ninguna proteína animal. Caraotas, cebollín, ajo, cilantro y maíz, es lo que producen para su propia alimentación los pobladores de La Palmita, quienes no reciben las cajas CLAP con frecuencia.

Se quedaron sin pernil

Tal como han denunciado otras parroquias en el país, a los 1000 habitantes de La Palmita tampoco les llegó el tan prometido pernil del Gobierno nacional. “No recibí la cajita CLAP y tampoco el pernil. Todo un engaño las elecciones del pasado 9 diciembre. Qué le vamos hacer. Hay que esperar”, comentó otras de las pobladoras de la zona rural.


En este sentido, un niño de 11 años reveló que de los 140 inscritos en el pueblo para votar, solo 18 ejercieron su derecho el pasado 9 de diciembre cuando se celebraron los comicios de concejos municipales, razón por la que los habrían dejado sin la carne de cochino tradicional en el plato navideño venezolano.

Comentarios

comentarios