article-thumb
   

Sin pudor, la FANB rindió honores primero a Chávez y de último a Simón Bolívar

El Cooperante | 25 mayo, 2018

Caracas, 25 de mayo.- Fue este jueves, en el acto de salutación al dictador auto reelecto, Nicolás Maduro, quien ya acortó indirectamente el período presidencial a cinco años juramentándose con ocho meses de antelación, y de paso, frente a un organismo espurio como la Asamblea Nacional Constituyente. Ahí estaban generales, coroneles, capitanes y soldados. Todo el “alto mando” militar. El país presenció el acto de genuflexión más aberrante de la historia de Venezuela por parte de la Fuerza Armada hacia un tirano. Ni en los tiempos de Marcos Evangelista Pérez Jiménez ocurrió una cosa de tal magnitud.

Y entonces la voz de mando, al inicio del vergonzoso acto, dio la orden: “Honores al comandante supremo y eterno de la revolución bolivariana, Hugo Chávez” (sic). Después, “honores” a Nicolás Maduro, el ilegítimo. Y de tercero, bien lejos, honores a Simón Bolívar, quien se supone, es el “padre de la Patria”. Bolívar, al parecer, ya no es tan importante en la paradójica “revolución bolivariana”. Ha sido desplazado por un militar fallecido cuyo “mérito” fue convertir un país pujante en esta cosa en la que terminó; es decir, en la nada.

Le puede interesar: La FANB cometió el acto de genuflexión más grande de su historia con Nicolás Maduro





Que nadie se llame a engaños. El poder hace rato que se divorció de las más elementales formas democráticas. Es tan idéntica la situación a Cuba o a Corea del Norte, que, en la praxis, no existe la más remota de las diferencias. Hasta eso hemos llegado. Hasta eso ha llegado el país. Y lo peor es que todavía falta más. Muchísimo más.


Comentarios

comentarios