article-thumb
   

Sínodo aprueba documento que inicia apertura a divorciados: “Evitando causar escándalo”

Christhian Colina

EFE.- Los participantes del Sínodo de la familia aprobaron los 94 puntos de su documento final, que abre la vía a estudiar caso por caso el acceso a los sacramentos de los divorciados que se han vuelto a casar.  En tres de esos 94 puntos, se aborda el tema explica que los “bautizados que se han divorciado y se han vuelto a casar deben ser más integrados en las comunidades cristianas de las diferentes maneras posibles, pero evitando en cualquier caso causar escándalo”.

También se invita a utilizar al respecto el método del “discernimiento”, la valoración caso por caso, por parte de los sacerdotes durante la confesión.

El texto incluye, por ejemplo, la necesidad de que “sea mejorada la catequesis prematrimonial” para evitar los divorcios. Aseguran que, para la comunidad cristiana, “hacerse cargo de estas personas no es una debilidad de la propia fe o de la indisolubilidad del matrimonio, sino que así la Iglesia expresa su caridad”.

Los 265 padres sinodales, los cardenales y obispos con derecho a voto aprobaron, como aparece en el punto 84 del documento final, que los divorciados y casados en segundas nupcias “no sólo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia sintiéndola como una madre que les acoge”.

En el punto 85, el que más votos en contra tuvo (80 frente a 178 a favor), se recuerda que Juan Pablo II, ya ofreció el criterio de la valoración caso por caso de los divorciados católicos y vueltos a casar para su acceso a los sacramentos. Se estudiarán los casos y circunstancias como el comportamiento hacia los hijos durante el divorcio, si ha habido intentos de reconciliación, la situación del otro cónyuge y las consecuencias de la nueva relación para el resto de la familia.

Pide que la Iglesia dé apoyo a las parejas, jóvenes y adolescentes en el tema de la “sexualidad”, al considerar que “la familia, aunque es el lugar pedagógico principal, no puede ser el único lugar en el que se aborde la educación sexual”.

La Iglesia reitera su tolerancia cero en estos casos” y el “acompañamiento de las familias”, afirma con respecto a los casos de abuso sexual. Los obispos entregarán el documento a Francisco y esperan que éste sirva para que él escriba un documento sobre el tema.

Comentarios

comentarios