Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Nacionales

¡Pura revolución! Más de 150 trabajadores habrían sido despedidos de Abastos Bicentenario

Abasto Bicentenario de Maiquetía

Caracas.- Más de 150 trabajadores de la red de Abastos Bicentenarios fueron sido despedidos luego de que tres de sus sucursales ubicadas entre Caracas y Miranda fueran destinadas a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), denunció Jonathan Yulden, del sindicato de trabajadores de la cadena.

Lea también: Las preguntas que quedaron en el aire tras los anuncios económicos de Maduro

El trabajador afirmó que actualmente hay 28 tiendas cerradas desde hace un mes a pesar de que están «repletas» de mercancía, lo que consideró como un «atentado» contra la seguridad alimentaria.

Yulden indicó que los comités adquirieron, a través de una franquicia, las sucursales de Macaracuay, Tamanaco y Guarenas, de Bicentenario, y en lugar de absorber la nómina, despidieron a los empleados, a quienes se les dijo que laborarán hasta el 28 de julio, reseñó La Verdad de Vargas.

En nombre de los más de 150 afectados solicitó al ministro para el Trabajo Eduardo Piñate una «sustitución de patrono» como se hizo cuando fueron expropiados los supermercados Cada y Éxito.

Trabajadores de la red de Abastos Bicentenario protestaron en días pasados en las afueras de la sede ubicada en Plaza Venezuela por el cierre técnico de 29 sucursales distribuidas en 14 estados del país. Situación afectaría a 4 mil trabajadores y casi 20 mil personas que dependen de la red.

Artículos relacionados

Destacados

La tarde de este sábado varios ciudadanos salieron a manifestar en contra de los resultados electorales

Destacados

La escasez de combustible se ha agudizado, a tal punto que en la capital de Venezuela se observan largas cosas en las estaciones de...

Destacados

En varios estados del país los maestros y trabajadores del sector salud alzaron su voz en rechazo a la crisis económica

Nacionales

Consideraron que los ingresos que están percibiendo no están ajustados a la realidad de hiperinflación que se vive en el país