Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

¿Suenan los tambores de la guerra?

La tensión política entre Venezuela y Colombia se concentra en los dimes y diretes entre Maduro y Duque. Pero no se les presta la misma atención a las declaraciones de los jefes militares. Principalmente, los de Venezuela. No es poca cosa lo que han dicho en las últimas semanas

Cortesía

Caracas.- La atención política se concentra en los dimes y diretes entre Maduro y Duque, pero se pasó por debajo de la mesa sendas declaraciones de los generales Padrino López y Delgado Ramírez -jefe de la REDI Los Andes- quienes dejaron ver una respuesta armada contra Colombia si este país entra a Venezuela. No es la primera vez que hay tensiones militares entre los dos países, pero me tomo en serio las declaraciones de los generales. No pienso en una guerra, pero sí en eventuales choques puntuales o demostraciones de fuerza. A pesar que en el discurso opositor todo lo militar se reduce a “los negocios”, no subestimo el apresto operacional de las FAN. Colombia tampoco lo hace.

El día 18-2-21 el general Padrino López, ministro de la Defensa, ofreció unas declaraciones muy fuertes contra Iván Duque, que incluyeron un tuteo inapropiado. El ministro justificó su posición en el programa de Ernesto Villegas del día 28-2-21. Afirmó que se expresó así de Duque porque su gobierno comete “actos de guerra” contra Venezuela al tratar de sobornar cerca de 600 oficiales, con amenazas a las familias de los uniformados. Para Padrino, este hecho constituye un “casus belli” contra el gobierno de Duque.

El día 27-2-21 el jefe de la REDI Los Andes -región de defensa conformada por los estados Mérida, Táchira, y Trujillo- general Ovidio Delgado Ramírez fue más lejos. Aseveró que si las fuerzas militares colombianas “osan poner un pie en el sagrado suelo patrio, nosotros iremos hasta Bogotá y hasta San Andrés”. Destacó que las FAN tienen “ploteado satelitalmente cada uno de los objetivos estratégicos del departamento Norte de Santander, y no dudaríamos un segundo –si ponen un pie aquí- en nosotros acabar con esas estructuras”. Advirtió que “si entran no saldrán y si salen, no lo harán con sus propios pasos sino con los pies por delante”. Cerró con que Cúcuta es “la capital conspirativa de Colombia desde el punto de vista político, económico y militar”.

Para ofrecer unas declaraciones de ese calibre, el general Delgado tuvo que contar con la autorización de Maduro y de Padrino López. No me parece que sean afirmaciones para fanfarronear o ganar favores dentro de la estructura chavista para un eventual ascenso, sino las tomo en serio. Es así no solo por el desagrado mutuo que se observa entre Maduro y Duque, sino porque Venezuela deja de ser lo que fue. La manera cómo se vive y cómo se hace política es otra. Es cierto que en el pasado ocurrieron incidentes militares entre los dos países como el del archipiélago Los Monjes en 1952 y con la corbeta Caldas en 1987, pero ahora podría ser diferente. Pienso en algún enfrentamiento muy puntual entre las FAN de ambos países al que se llegue por la propia dinámica de los hechos.

La famosa frase de Clausewitz de la “guerra es la continuación de la política por otros medios”. La guerra es gobernada por la política, pero se puede ir de las manos. Si lo que el general Delgado dijo se concreta al menos en una pequeña parte, tendría repercusiones políticas dentro y fuera de Venezuela. Sería una acción arriesgada porque el gobierno de Maduro se sabe observado; sabe que se construye un “expediente” en su contra y que una acción militar de su parte puede justificar una respuesta militar desde los EUA, país que apoyará a su aliado Colombia. Quizás por esto, Padrino López moderó sus declaraciones en el programa de Ernesto Villegas del día 28-2-21. También la Cancillería evitó la imagen bélica en un comunicado en el cual rechazó la afirmación de Guyana que aviones militares venezolanos entraron en su espacio aéreo.

Es evidente que el gobierno se siente amenazado desde Colombia. Posee motivos reales para creerlo. Su denuncia acerca de la “operación Gedeón” tiene base porque en tribunales del vecino país, tres de los señalados se declararon culpables de participar en el fracasado desembarco de mayo de 2020. La denuncia de Padrino López de sobornos a oficiales venezolanos que el gobierno de Colombia adelanta, no ha sido desmentida. Es una denuncia muy grave. 

La percepción de amenaza lleva a construir al “enemigo” y uno es Colombia, construcción que se alimenta de nuestra historia y sus representaciones sociales que cuentan que la nación vecina fue hábil para ganar territorio venezolano, y nosotros ingenuos, generosos que nos dejamos quitar espacio. Esta representación que no necesariamente está ajustada a la verdad histórica, permite al gobierno construir un discurso militarista en ese punto específico. Las palabras del general Delgado tienen una intencionalidad política. Por una parte, cohesionar a las FAN frente al “enemigo externo e interno”. Por la otra, definir una misión a la institución para canalizar sus energías.

Lo anterior nos lleva a las FAN. En general, la institución militar contó con el aprecio de buena parte de los venezolanos durante AD-Copei. No obstante, en los últimos años del modelo de Puntofijo, la aprobación de las FAN bajó a menos del 40 por ciento. Al comienzo de Chávez en 1999, la aprobación de las FAN llegó a su punto más alto: 71% Con Maduro comienza un descenso. En 2013 cuando arrancó su gobierno, la aprobación de las FAN en la opinión pública llegó al 60%. Para noviembre de 2019 en Delphos, la caída es importante: un 82,4% expresó tener poca o ninguna confianza en la institución militar. De este porcentaje, seis de cada 10 venezolanos no tienen ninguna confianza en las FAN. De una institución en general apreciada, a una institución rechazada por la opinión pública.

No obstante, este rechazo en la opinión pública olvida los cambios en la institución. También en nuestra cultura civil, lo militar se ve como “un mal necesario”. Una consecuencia es que se desconocen los cambios que las FAN han vivido desde 1999, y todo quedó en los famosos “compañeros de promoción de Diosdado”, “Caminpeg”, o “los negocios con la gasolina”, frases que llenan los contenidos del mundo opositor.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Desde 2013 con Maduro, no con Chávez, la institución hace maniobras conjuntas y combinadas para poner a punto su apresto operacional. Las últimas maniobras se llamaron “Escudo bolivariano” en honor a Chávez, y se desarrollaron dentro de la doctrina militar de la “guerra de resistencia” que combinó armas convencionales con despliegues asimétricos. Estas maniobras me lucieron inspiradas en la experiencia de “Gedeón”, y se realizaron para poner en práctica respuestas a insurgencias de ese tipo que es el escenario de conflicto del gobierno no ahora, pero sí lo reforzó desde el apagón de marzo de 2019.

Por supuesto, son maniobras. La realidad del apresto se verá en una guerra real que espero no llegue. En febrero de 2016 en el documento del Ministerio de la Defensa titulado Segundo plan estratégico socialista 2015-2019, se hace un DOFA de las FAN. Entre las debilidades, se halló que, “el apresto operacional de la FANB se encuentra en un 50 por ciento”. Otras debilidades reportadas fueron, “deficiencia de personal profesional especializado dentro de la estructura organizacional del sector defensa, e inexistencia de centros de mantenimiento de equipos de uso común”.

Eso fue en 2016. Estamos en 2021. En cinco años es mucho lo que ha cambiado en las FAN. No me atrevería a ofrecer porcentajes del apresto operacional, pero diría que está por encima de lo encontrado en 2016.

Como todo el país, las FAN recibieron el golpe de la crisis y las sanciones. Hay que recordar que antes de las sanciones a partir de 2015, existían vetos para comprar equipos y repuestos militares. Los primeros son de 2001. Incluso vehículos blindados como el TPz-1 que el ejército recupera hoy, eran objeto de veto desde el año 2009. 

Pero estamos en 2021. Como el país, también las FAN lograron adaptarse al mundo con sanciones, con el apoyo de aliados como Rusia que no solo vende equipos militares, sino que asesora a las FAN en el entrenamiento militar. Aunque los primeros convenios militares Venezuela-Rusia son en 2001, con el apagón de 2019 el gobierno de Maduro apeló a estos convenios para mejorar el apresto de las FAN, no solo en el mantenimiento de los equipos comprados a partir de 2006 sino en el entrenamiento militar.  

La capacidad de respuesta de las FAN y su voluntad de lucha la tomo en serio. Ya Venezuela es otra y somos otros. La necesidad de transitar una ruta de cambios desconocida también puede traer un conflicto militar de algún tipo. No son los límites de Puntofijo los que gobiernan la política hoy, aunque el pacto también estuvo dispuesto a la guerra con Colombia y Guyana. Sendos agravios gravitan en nuestra conciencia histórica. Así que no subestimaría el apresto de las FAN. El gobierno de Colombia tampoco lo hace. En sus memorias, Bolton se extrañó al ver que las FAN de Colombia no apoyaron la entrada de la “ayuda humanitaria” que la oposición G4 quiso ingresar al país el día 23-2-21. El exasesor de Trump se respondió: porque los militares colombianos ponderaron que habría una respuesta militar real desde Venezuela.

El general Delgado se extralimitó en sus declaraciones. Son arrogantes y amenazantes, pero entiendo el propósito político. Hay una voluntad de lucha en las FAN. Las relaciones entre Venezuela y Colombia no se van a recomponer en el corto o mediano plazo. Duque y Maduro son como el agua y el aceite. Ahí no hay nada qué hacer. Confío en que aunque sea por mero cálculo político, los dos presidentes eviten un conflicto mayor. Posiblemente el silencio de Duque y Maduro a las declaraciones del general Delgado, quien es el jefe de una región militar muy importante que no es cualquiera en Venezuela, sea un indicador que ven el riesgo de un enfrentamiento militar y con su silencio en ese punto, optaron por evitarlo y bajar el ruido de los tambores de la guerra que suenan desde hace tiempo entre dos naciones que tienen una historia común.



Artículos relacionados

Destacados

alteraban los seriales identificativos y luego le instalaban a los vehículos unos dispositivos de rastreo satelital, para luego venderlos a través de la tienda...

Destacados

El momento fue compartido en video por la cuenta en Twitter de los Premios Billboard, el cual alcanzó más de 60 000 reproducciones

Destacados

La publicación ya cuenta con más de 4 000 likes y cientos de comentarios de sus seguidores, que ansían su regreso al país

Internacionales

Para Valiñas "en medio de la profunda crisis de derechos humanos de Venezuela, la independencia del poder judicial se ha visto profundamente erosionada"