Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Suicidios y renuncias por fax: escándalos de los presidentes peruanos que dieron la vuelta al mundo

En Perú no han terminado de contar un acto de votación cuando ya hay conflicto. Y los conflictos no paran desde la crisis hiperinflacionaria durante el primer gobierno de Alan García. Pero el mandatario aprista logró una transición democrática. Entregó la banda presidencial mientras los congresistas hacían un bochornoso escándalo. Luego vino lo demás: no hay presidente alguno que se haya salvado. Ni siquiera los interinos

Caracas. En Perú la crisis no se detiene. Keiko Fujimori se aferra a las impugnaciones de votos, pese a que el socialista Pedro Castillo ya es técnicamente ganador luego del último conteo. Se juega Fujimori una ultima carta. El futuro es incierto. Lo que sí es cierto es que las crisis institucionales tienen un origen. Desde 1990, todos los presidentes peruanos han sido acusados o investigados por casos de corrupción. Destituciones, juicios políticos, extradiciones, renuncias y hasta suicidios forman parte de una espiral parece no tener fin.

Si de política se trata, Perú compite desde hace 40 años en las democracias de América Latina en el nada honroso club de las mas inestables. De un escándalo de magnitud mundial, escalan a otro de magnitud interplanetaria. Dinero y poder caminan juntos. Y a varios mandatarios peruanos los crucificaron el dinero y el poder.

Alberto Fujimori,el chino del fax

Fue electo presidente de Perú en 1990. El "chino", como le llaman sus afectos, recibió el mandato del socialdemócrata Alan García, quien dejo una crisis de hiperinflación. El punto es que recibió el mandato. Hubo transición democrática. Inolvidable fue el episodio cuando en el Congreso, García fue "despedido" con gritos, empujones y rechiflas por los diputados en una sesión solemne que de solemne no tuvo nada, ante la mirada atónita de invitados como Rafael Caldera, que en ese entonces era presidente de Venezuela.

Pero en el poder todo lo que sube, baja. Y mas en Perú El gobierno de Fujimori derivó en un régimen autoritario tras un autogolpe de Estado que propinó disolviendo el Congreso y convocando a un "Congreso Constituyente".

En el año 2000 enfrentó un proceso de destitución en el Congreso, pero decidió huir a Japón, desde donde envió su renuncia por fax, un día antes de que la Cámara aprobara por 62 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones, la moción para declarar la vacancia por “incapacidad moral”.

Cinco años más tarde fue detenido en Chile y extraditado a Lima. En 2007 fue enjuiciado y condenado a 25 años de prisión por violación de DD. HH. y corrupción. El exmandatario dejó herederos. Keiko, su hija, pelea contra el socialista Pedro Castillo por un estrecho margen de votos. Sobre ella pesa también el petitorio de Fiscalia para que regrese a la cárcel por incumplir la restricción de "no comunicarse con los testigos vinculados al caso de aportes ilícitos a sus campañas de 2011 y 2016"

Alejandro Toledo

Llegó a la presidencia en 2001 y ocupó el cargo hasta el año 2006. Fue acusado de recibir sobornos por 20 millones de dólares de Odebrecht. Pese a que rechazó las imputaciones, estuvo detenido ocho meses en una prisión de California. Actualmente se encuentra en libertad bajo fianza en Estados Unidos, mientras espera decisión sobre su extradición a Perú, donde se le considera fugitivo desde el 2017.

Alan repite por ser "el mal menor" y dejó su cadáver como muestra de "desprecio"

Tras la huida de Toledo, Alan García ocupó por segunda vez la presidencia de Perú. Era el mal menor: para la segunda vuelta compitió contra el socialista Ollanta Humala. Nadie quería "socialismo". Y así fue como la candidata derechista Lourdes Flores decidió respaldar a García. En este caso el dirigente heredero de Haya de la Torre no cometió los errores del pasado. Al menos no en apariencia. No hubo hiperinflacion. La política fiscal y monetaria fue ordenada. Crecimiento económico. Y también hubo transición de mando democrática: justamente le entregó la banda a Ollanta Humala.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

García fue acusado por corrupción e investigado por el caso Odebrecht, por recibir sobornos en la construcción de un tren para Lima.

"Demuéstrenlo pues, imbéciles"Alan García a periodistas en 2018

García se suicidó de un disparo en la cabeza el 17 de abril de 2019, cuando era visitado por la Fiscalía para notificarle de su detención. "Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", escribió en Twitter un día antes.

García dejaba su cadáver "como muestra de desprecio a sus adversarios", quienes durante varios años intentaron que purgara prisión.

Ollanta Humala


Humala es el cuarto mandatario peruano inmerso en tramas de corrupción. El militar retirado, que gobierno entre 2011 y 2016, fue investigado por supuestamente haber recibido tres millones de dólares de Odebrecht para su campaña presidencial. La Fiscalía alegó que parte de estos fondos fueron a su partido y otra parte se usó para "incrementar" su patrimonio y el de su familia. Los fiscales pidieron 20 años de prisión para Humala y goza de libertad condicional.

Pedro Pablo Kuczynski

Posterior a Humala, Pedro Pablo Kuczynski ganó las elecciones presidenciales en el año 2016, pero su mandato solo duró dos años. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario: también es investigado por beneficiar contratos a Odebrecht en la construcción de una carretera, cuando era ministro de Toledo. Aunque inicialmente negó vínculos con Odebrecht, reconoció que su consultora asesoró al grupo brasileño en el financiamiento de proyectos mientras era ministro. Por el escándalo renunció a su cargo tras presiones del Congreso.

Martín Vizcarra y la disolución del Congreso


El vacío de poder que dejó Kuczynski fue llenado por Martín Vizcarra. En 2020, la prensa local reportó que el mandatario recibió cuando fue gobernador de Moquegua entre 2011 y 2014, 2.3 millones de soles (unos 640 000 dólares) en sobornos de dos empresas que ganaron licitación de obras públicas. Además, la Fiscalía aseveró que debía ser investigado por tener vínculos con la contratación irregular de un cantante como asesor motivacional.

En 2019, Vizcarra disolvió el Congreso luego de que los legisladores rechazaron tres veces una reforma a la elección de magistrados del Tribunal Constitucional y llamó a elecciones extraordinarias. Pese a que contaba con el apoyo teórico de dos partidos, no presentó candidatos propios. El poder se fragmentó más que nunca y todo se convirtió en un caldo de cultivo para que Vizcarra fuera destituido y expulsado de la presidencia.

Manuel Merino, el sucesor de la crisis


Luego de Vizcarra, Manuel Merino asumió como presidente interino por su condición de presidente de Congreso dominado por la oposición. Se comprometió a respetar el calendario electoral que fijó los comicios para el 11 de abril. Tras la asunción de Merino se generaron decenas de protestas callejeras que fueron reprimidas por la policía y dejaron 2 víctimas fatales y varios heridos; por lo que más de la mitad del gabinete de ministros renunció.
Lo que quedó del Congreso pidió la renuncia inmediata de Merino, miembro del partido de centro derecha Acción Popular. A Merino lo sucedio Francisco Sagasti, un centrista que tras los resultados del balotaje entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo, fue conminado por la candidata a "no interferir en el proceso electoral"

¿Quien seguirá en la lista?

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Deportes

Los pesistas lograron medalla de plata para Venezuela en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Destacados

La amistad entre Luis Olavarrieta y Josemith Bermúdez ha servido de ejemplo para muchos de sus seguidores, quienes aseguran que una relación de este...

Destacados

El antisocial portaba un arma de guerra tipo fusil, un arma de fuego marca Glock, calibre 9mm y una granada fragmentaria

País

Los precandidatos se preparan para las primarias del PSUV que se prevé se celebren el próximo 8 de agosto