article-thumb
   

Surgen nuevas pistas del esqueleto hallado dentro de una nunciatura en Roma

El Cooperante | 2 noviembre, 2018

Caracas.- El Vaticano autorizó la apertura de sus archivos a los detectives italianos que indagan sobre el esqueleto y los huesos descubiertos en la nunciatura de Roma sobre los que se barajan distintas hipótesis.

Lea también — Trump firma decreto para imponer “nuevas y duras” sanciones contra Venezuela

Los restos humanos, probablemente de dos personas diferentes, entre ellos los de una mujer por sus proporciones, fueron descubiertos el lunes por obreros bajo el pavimento de la casa del cuidador, anexa a la embajada. Según medios de prensa local, que se han sumergido en el caso, los huesos podrían ser de la esposa de uno de los cuidadores que desapareció en los años 1960.

Esta teoría desmentiría la hipótesis de que se tratase de la joven Emanuela Orlandi, hija de un funcionario de la Santa Sede, desaparecida en los años 1980, uno de los grandes misterios no resultos de Italia. Esa desaparición había sido relacionada con jerarcas de la Iglesia, con la mafia y también con el turco Ali Agca, autor del atentado contra Juan Pablo II en 1981.

Los huesos podrían ser en cambio de la mujer del guardián, recordada por la relación conflictiva con su esposo, quien desapareció de la noche a la mañana, sostiene este viernes la prensa italiana.


Los investigadores se han concentrado en la documentación sobre las obras de remodelación realizadas y el personal que ha vivido en la sede de la nunciatura, datos que se conservan en la sede del Apsa, el organismo del Vaticano a cargo de los bienes raíces de la Iglesia.

Mientras se establece científicamente la identidad de los huesos con los resultados del test de ADN, que podrían estar listos la próxima semana, la prensa italiana ha barajado varias hipótesis, entre ellas que se trate también de Mirella Gregori, otra chica desaparecida pocas semanas antes de Orlandi, quien residía no muy lejos de la nunciatura.

El fiscal jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, ha decidido mantener un perfil bajo en este caso y se limitó a abrir una investigación por “homicidio contra desconocidos”.

Los detectives han realizado varios interrogatorios e intentan explicar el hallazgo de un cadáver en una dependencia de “Villa Giorgina”, en el corazón de Roma, donada al Vaticano en 1949 por un industrial judío, como reconocimiento por haber salvado a tantos judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Según las primeras observaciones los huesos son de una mujer de estatura media.

Información publicada por la agencia de noticias AFP, para ampliarla haga click aquí.

Comentarios

comentarios