article-thumb
   

Tarek William Saab prometió aplicar la ley a funcionarios que extorsionen y simulen hechos punibles

Jessica Dirinot | 28 febrero, 2020

Caracas.- El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, condenó el pasado 23 de febrero que funcionarios de distintos órganos policiales del país simulen hechos punibles para extorsionar a los ciudadanos y proceder al robo de sus pertenencias, por lo que aseguró que se aplicará la ley sin «solidaridad automática».

Lea también: Conflicto en el TSJ originó suspensión de medida cautelar contra la UCV

Durante el programa dominical «José Vicente Hoy», trasmitido por Televen, el fiscal del Gobierno de Nicolás Maduro criticó la labor de algunos funcionarios de diferentes cuerpos de seguridad del Estado que «aprovechan» su cargo o rango para extorsionar a los ciudadanos. Agregó que por casos relacionados, han sido judicializados unos 190 fiscales superiores.





«Muchas veces la víctima de ese allanamiento se convierte en doble victima porque también le saquean el hogar. Le arrancan el aire acondicionando, los televisores, o si tienen objetos de valor se los roban, o simulan un hecho punible. De pronto luego de que detienen a la persona ilegalmente, luego que la someten a una extorsión, la colocan a la orden del Ministerio para validar el acto inicial que hicieron. Al final terminan siendo delincuentes los funcionarios policiales que simularon el hecho punible para extorsionar a esa persona, y no por cinco bolívares, sino piden miles de dólares, camionetas, tranzan un bien», señaló.

Saab aseguró que ante los actos delictivos liderados por algunos órganos policiales del Estado -y en complicidad con altos funcionarios-, han sido judicializados al menos 190 fiscales y más de 150 guardias que fungían en distintos cuerpos.

«Llevamos 190 fiscales judicializados. Te estoy hablando de fiscales superiores que han caído en esta lamentable situación. La depuración interna no tiene una fecha. Yo creo que en el día a día van surgiendo cosas lamentables (…) Yo siempre he dicho que si hay un fiscal corrupto, al lado hay un órgano corrupto, entonces el sistema de justicia se pernea de esa situación, y lo vemos como algo cotidiano (…) De nada vale que solamente aguas adentro se haga este arduo trabajo, si por ejemplo en los cuerpos policiales no ocurre algo similar», dijo.





Agregó que ha manejado casos en los que «salen los padrinos mágicos», refiriéndose a fiscales o jueces que dan salvoconducto a quienes cometen delitos relacionados a la corrupción, extorsión o simulación de hechos punibles. » Yo me he encontrado casos de funcionarios de quinta categoría. Salen los padrinos mágicos, entonces el funcionario policial termina siendo amigo de un juez (…) No basta con una remoción o traslado a otro estado», manifestó.

Venezuela y Colombia

Asimismo, comparó el sistema de justicia de Venezuela con el de Colombia, y aprovechó el espacio ara denunciar que la excongresista Aída Merlano fue «víctima» del Gobierno de Iván Duque. Aseguró que la exfuncionaria se vio obligada a escapar y trasladarse al país vecino tras amenazas de asesinato.

«En lugar de tomarle dato de lo que le ocurría, la detuvieron, la secuestraron, abusaron de ella y estuvieron a punto de matarla. Si ella no se fuga, la matan (…) el Gobierno de Colombia no ha abierto una averiguación ni siquiera por todo lo que ha dicho», criticó.

Sanciones contra el régimen

En cuanto a las sanciones aplicadas al régimen de Nicolás Maduro y su red, Saab calificó de «apátridas» a los dirigentes de la oposición venezolana y al presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó, por propiciar «el estrangulamiento de la República».

«El imperio estadounidense lo coloca (a Juan Guaidó) porque al final quieren ponerle la mano a Citgo a Monómeros, y a cambio, le dan esas migajas de cientos de millones de dólares para pagarle a los diputados y buscar una invasión contra nuestro país», aseveró, al tiempo, argumentó que las sanciones aplicadas contra el Gobierno de Maduro son responsables de la falta de alimentos y medicinas en el país, porque «no se comercia entre Estado y Estado», haciendo referencia a las importaciones con gobiernos vecinos.