article-thumb
   

El nonagenario que cayó en desgracia tras mantener 37 años el poder

Christhian Colina

Robert Mugabe, el nonagenario político visto por muchos países occidentales como un dictador impenitente, renunció este martes a la Presidencia de Zimbabue tras 37 años en el poder y resistirse durante una semana a la presión militar y las protestas en las calles.

Nacido el 21 de febrero de 1924 cerca de Harare, Mugabe, hijo de un carpintero y una maestra, se formó en escuelas maristas y jesuitas hasta convertirse en profesor, y estudió varias carreras -la de Derecho entre ellas- a través de cursos por correspondencia. El estadista comenzó su lucha política a los 36 años y militó en varios grupos en la incipiente lucha independentista zimbabuense del Reino Unido, por lo que fue encarcelado en 1964.

Mugabe pasó una década en prisión, se vio obligado a vivir en el exilio y fue uno de los firmantes de los “acuerdos de Lancaster House”, que enterraron a la antigua Rodesia y dieron pie a la nueva República de Zimbabue, que vio la luz en 1980. En las primeras elecciones, se convirtió en el jefe de Gobierno de la naciente república, cargo que fue abolido en 1987 para crear el de presidente, el puesto que ha ocupado hasta la fecha tras varias elecciones de dudosa credibilidad.

Puede leer la nota completa aquí. 

Comentarios

comentarios