article-thumb
   

¡Todos pierden! Se les revierte jugada a los bolichicos con caída de acciones de Pacific Rubiales

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Para los espectadores, los bolichicos se salieron con la suya al lograr que los mexicanos de Alfa Sab y Harbour Energy desistieran la compra de Pacific Rubiales, pero tras bastidores, los venezolanos del Grupo O’Hara, vinculados con la corrupción de Derwick Associates, también salieron perdiendo. Las acciones cayeron 45,5% y una agencia internacional redujo la calificación de la petrolera canadiense.

O’Hara se opuso a la compra de acciones por parte de Alfa y Harbour a un precio de 6,50$ por unidad, alegando que era una oferta muy baja y depreciaba la compañía, pero durante el proceso de negociación las acciones nunca llegaron a estar a este valor, pues solo alcanzaron el tope de 6,29$. Tras la cancelación del acuerdo de compra las acciones cayeron a un precio ligeramente por encima de 3$.

El portal colombiano de negocios Portafolio.com augura para Pacific Rubiales y sus accionistas un futuro “sombrío, por no llamarlo oscuro”. La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings estimaba que con la potencial adquisición por parte del grupo mexicano se le habría proporcionado a la empresa la capacidad de adquirir flujos de capitales ante la desafiante caída de los precios del petróleo y la entrada en el mercado mexicano le habría permitido diversificar sus operaciones, reduciendo el riesgo de negocios, pero la historia fue otra y la corporación financiera rebajó la puntuación extranjera y local a largo plazo a “B+” desde “BB”

Las calificaciones crediticias a largo plazo se asignan en una escala alfabética de “AAA” a “D”, en la cual la calificación “B” significa que la situación financiera de la compañía varía notablemente y está propensa a los cambios drásticos en la economía, explica Portafolio.com.

La junta directiva de Pacific Rubiales y sus fundadores estaban de acuerdo con la oferta de Alfa Sab y Harbour Energy, pero para que la adquisición se hiciera efectiva era necesario contar con la aprobación de las dos terceras partes de los accionistas, es decir 66,66%, y sus rivales financieros, el Grupo O’Hara, que acapara cerca de 20%, contó con el soporte del magnate español Alberto Cortina para frenas las aspiraciones de los mexicanos. Cortina convino apoyar a su amigo del Grupo O’Hara, el venezolano Alejandro Betancourt, quien a la vez está a la cabeza de Derwick Associates, empresa que compraba plantas eléctricas con sobreprecio a la norteamericana ProEnergy y los vendía con sobreprecio al Gobierno venezolano.

Comentarios

comentarios