article-thumb
   

Torturas que no tienen responsables: el infierno de Marco Coello en manos del Cicpc

El Cooperante | 26 abril, 2017

Caracas, 26 de abril.– Huyó horas antes del juicio que se celebró en su contra junto al de Leopoldo López y otros estudiantes.  Su destino, Miami, ciudad donde ahora está retenido luego de asistir a una entrevista con inmigración por su solicitud de asilo.

Marco Aurelio Coello Morillo fue detenido el 12 de febrero de 2014 en las protestas antigubernamentales. Fue trasladado a la sede  del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) donde supuestamente fue terriblemente torturado.

En una oportunidad, lo arrodillaron por más de cinco horas y lo golpearon con extintores. Otro día, cubrieron su rostro con camisas llenas de gasolina. El joven presentó fisuras en las costillas. Otra de las tantas vejaciones, fue cuando efectivos policiales que no fueron castigados, lo atacaron por la espalda con bates, palos y luego lo electrocutaron.

Lea también:  Detienen en EE.UU. a Marco Coello, el joven que huyó del Gobierno venezolano en 2015

Igualmente, para que los golpes no dejaran huellas,  fue cubierto con gomaespuma y tirroplomo. Le llenaron las manos con un polvo e inmediatamente le hicieron una prueba balística y lo amenazaron con quemarlo si se negaba a firmar  una confesión sobre el incendio de los vehículos policiales de aquellos hechos: “Me pusieron una pistola en la cabeza para que firmara una declaración”, confesó una vez en CNN en Español.

Sus padres informaron que el joven  presentó un estado de shock post traumático y había pensado en el suicidio. En Venezuela está acusado por los delitos de incendio, daños, agavillamiento e instigación pública.

Comentarios

comentarios